10 cosas para odiar y para amar la Séptima Temporada (por demoniodehiel) PDF Print E-mail
Articulos - Artículos
por demoniodehiel

10 cosas para odiar la séptima temporada

En la séptima temporada hay muchas cosas que me cabrean Algunas porque afectan negativamente a Buffy y Spike, otras por su pobreza narrativa o su torpeza, que ni las escritoras de fics de 13 años son tan torpes. El primer post que recuerdo haber puesto por un foro de buffyverso fue algo parecido a esto, y creo que sigo cabreada aunque hayan pasado tantos años: no trago que a mi serie favorita, y a la altura de la séptima temporada, tengan que estropearla con tantas patochadas que aunque la veas con los mejores ojos del mundo te hacen enfadar y sufrir. Son demasiadas cosas en las que tienes que mirar para otro lado o irte a echar un pitillo para no verlo.
Voy a hacer una lista con las diez que más odiosas me parecen:

1. Las potenciales

En serio ¿a quién se le ocurrió hacer aparecer estas niñatas? Aparte de su impertinencia y el aburrimiento que dan todas sus escenas, y su inutilidad general, a estas alturas de la serie se sacan de la manga todo ese rollo de las potenciales (algunas hasta con vigilante) que en seis temporadas anteriores no se ha tratado ni una sola vez. Un poco por encima cuando Kendra, y para de contar. Pero este es en general uno de los grandes problemas de la séptima temporada, el inventarse estupideces fuera de la mitología aceptada de la serie, de la manera más torpe. Lo veremos más adelante.
Entretanto, odio a las idiotas de potenciales. Como he comentado más de una vez ¿Buffy se les había hecho "mayor"? ¿Demasiado vieja para calentar algún pervertido de guionista o a Whedon que se había quedado en los 17 años? Da que pensar.




2. Kennedy

La destaco entre las potenciales aparte de por su carácter repelente, injusto y maleducado, por su "relación" con Willow. Creo que nadie se la cree, y a nadie le interesa. ¿Llega una imbécil prepotente y se tira a Willow y ya está? ¿Amantes eternas? ¿Enamoradas para siempre? ¡Anda ya! Ganas de vomitar es poco lo que produce ver a la bruja, (que recordemos que sus anteriores relaciones fueron Oz, y Tara) caer tan bajo de liarse con esta estúpida niñata.




3. Dawn

Si ya en la sexta la hermana de Buffy estaba de más, en la séptima no hace más que bulto y causar malos rollos. Tras la repugnante escena de Beneath you cuando le dice esas cosas asquerosas a Spike (que lo va a quemar, nada menos) muestra una y otra vez ese desagradecimiento general y de paso su envidia hacia Buffy que no dejará de pesar en la séptima temporada. Si en esa escenacon Spike ya la odiábamos a muerte, cuando echa a su propia hermana de su casa poniéndose al lado de las potenciales para mí ya ha muerto y no quiero volver a saber de ella más.




4. Andrew


¿Alguien puede explicar qué pinta este pazguato en la temporada y para qué sirve? Pasa lo mismo que con Dawn y las potenciales, más gente haciendo bulto y robando escenas a las cosas importantes. De hecho hasta le dan su propio episodio, cosa que a Spike no se lo dieron hasta la quinta temporada, y a algunos personajes no se les ha dado nunca. ¡Además el inútil este no tiene ningún interés en dejar de ser malvado! Se deja arrastrar más o menos por las circunstancias y sus propias neuras enfermizas adolescentes. Jonathan elige volver al lado del bien, y por cierto que es asesinado por este personaje absurdo.




5. El director Wood


No me meto con que sea negro-guapo-joven-molón-increible-y-de Beberly Hills. (Aunque... ¡Vamos, por favor! ¿Tenía que ser tan mega perfecto de la muerte?) Lo que me da asco verdadero es el presunto calentón de Buffy por él, que se plantee siquiera poder liarse con ese tipo, y más teniendo a Spike en casa. ¿Por Dios! ¿Puede creéerselo alguien? ¿A alguien no le dan ganas de vomitar? No me extiendo que me entran vahídos y ganas de asesinar al adalid de la modernidad que escribió esa idiotez de situación.




6. Las idioteces tipo deus ex machina
.

Que no llegan ni a eso, y además ¡son un montón! Cosas o gente que de repente aparecen para solucionarlo o explicarlo todo, y que nadie sabía de ellas en siete temporadas. Hay muchas de éstas en la séptima, y son de lo más inaguantable y nocivo narrativamente. Reseño las peores:

El hacha Scyte: la que más me molesta es esta estúpida  hacha que se sacan de la manga. Que ni el propio Giles tenía ni idea de su existencia... dejemos a un lado su estética de grupo de heavy de los 80, es que en realidad parce una Barbie-hacha. ¿Escondida y clavada en la piedra como Excalibur del rey Arturo? ¡Por favor! Los fans no nos merecemos estos absurdos, tras adorar la serie tantos años. Ni en la segunda temporada habría resultado medio creíble.



El maletín de Nikki Wood: más de lo mismo ¿De nuevo nadie sabía nada de ello? ¿No quedamos en la segunda que había hasta un manual para Cazadoras? ¿Y nadie nombre nunca nada del jodido maletín? ¿Entre tantos vigilantes y a todos les había dado una amnesia con respecto a la bolsa con chisme mágico etc de la cazadora del 77?

La bruja o lo que sea de End of Days: y para terminar con esto ¿por qué hacen aparecer una especie de bruja que vigila a los vigilantes? ¿Para qué sirve? ¿Qué utilidad tiene en la temporada? Y ojo, que se muere nada más salir en escena, como los personajes absurdos hechos "para morirse" de las peores películas, o ya puestos de los fics penosos de niñas de 12 años. Que tienen la excusa de la edad e inexperiencia, cosa que de ninguna manera tienen los guionistas de Buffy, mucho menos Whedon, David Fury, la Noxon y toda la gente que se supone que controla los guiones de los demás.




7. El maltrato absoluto al Spuffy


De las cosas más odiosas, por supuesto. Si algo nos hace hervir la sangre es esto. Que Buffy y Spike no se den ni un beso. Vamos, por no darse, ni un triste abrazo, en escenas donde realmente la acción lo pide a gritos, como al final de Showtime, o en Beneath you. No hablo de los que recortaron de los shootin script, para qué. Todas las escenas de Buffy y Spike nos dejan con las ganas de que se profundizasen más, de que se dejaran ya de tonterías y viésemos que Buffy quiere a Spike sin más tonterías.


8. La cutre escenita de Angel

Para hacernos odiar la temporada de golpe, y casi ya al final, que por cierto aparece a colocar otro artefacto que nadie había visto nunca... el medallón que cerrará la Hellmouth. Buffy no le da ni medio beso a Spike, pero a Angel que aparece cual Batman de repente bien que se le agarra.
Incluyo en la aparición de Angel el ridículo diálogo de las galletitas (marti Noxon en su mayor grado de ridiculez) que nos deja con los ojos dando vueltas y ganas de estrangular hasta la muerte a la anormal que ha escrito esta patochada y la ha puesto en boca de la cazadora a estas alturas de la vida.




9. La indiferencia o maltrato de los scoobies respecto a Spike.


¡Hasta Xander parece normal al lado de los demás! Porque a ver, de él se espera que sea injusto y borde con el vampiro pero ¿y los demás? ¡Dawn, por Dios, con lo que ha ha cuidado siempre, y la paliza que le mete Glory por su causa enla quinta temporada! Anya, que siempre ha tenido buen trato con Spike, Willow, o Giles... todos y cada uno de ellos parecen haber esperado a la séptima para hacerle putadas al vampiro, maltratarlo o querer acabar con él. no tienen problemas en insultarlo y maltratarlo (Dawn) en querer matarlo rápidamente a la primera de cambio (Anya) o directamente intentar asesinarlo cobardemente (Giles) o hacen bromitas graciosas cuando se está retorciendo de dolor por el chip (Willow).
Curiosamente, todo esto ahora que tiene alma... de nuevo es inevitable la comparación con cómo le comen la polla todos a Angel cuando vuelve en sí en la tercera temporada.




10. El fundido a negro

Que no veamos la última noche de Buffy y Spike. Que dejen un poco en el aire que se acuestan ¡al fin! de nuevo, tras toda la temporada dando bandazos a un lado y a otro y haciéndonos sufrir tan horriblemente... no costaba nada haber dejado el fundido a negro un poquito más explícito. Sí, al menos iniciarlo con un beso, ese beso que tanto se echa a faltar en toda la temporada.




Hay muchas más cosas, y tampoco las he puesto en orden de la rabia que me dan, pero quizás me quedaría con éstas como las más odiosas: las potenciales, las apariciones absurdas de cosas que nadie había visto nunca, y por supuesto el maltrato a Spike y al Spuffy. Creo que son suficientes para hacernos odiar la séptima temporada.

Más para odiar la séptima: Séptima temporada: los momentos spuffys que nos robaron


10 cosas para amar la séptima temporada

Pero... calmémonos un poco. Como he comentado muchas veces, tras el paso de los años, el revisionado, y el lavado de cerebro las explicaciones de Ehiztari o de mi childe Sweety he llegado a apreciar que la temporada también tiene muchas cosas buenas.

Aunque escasa en muchas cosas, indecisa y con cosas para olvidar, la séptima temporada también tiene cosas buenas, y que nos hacen amarla. Básicamente... el spuffy. Es que casi no hay nada más que merezca la pena esta temporada, apenas hay lugar en la pantalla para nada que no sean Buffy y Spike. Que la cosa podría haber sido mucho mejor y más clara respecto a muchas cuestiones está claro, pero que aún así, pese a los guionistas pacatos y bangels, pese a todas las escenas o momentos que cortaron, pese a todo eso, es la temporada más Spuffy con diferencia de toda la serie.

Por eso todas las cosas buenas de la séptima que voy a reseñar son momentos de Buffy y Spike.


1. La escena del final de Beneath you

Cuando Buffy llora al ver que Spike ha recuperado su alma para ella. Es un momento trascendente absolutamente, donde la cazadora creo que comprende al fin, y de un mazazo, que Spike la quiere de verdad. La situacion la sobrepasa, pero posteriormente veremos que, de un modo u otro, asume la responsabilidad que tiene con ese novio al que ha maltratado tanto.






2. Buffy reconoce este maltrato hacia Spike

¡Al fin, y en pantalla! en la escena con el vampiro Holden Webster. Y de paso dice en voz alta que sabe que Spike la quería... incluso sin alma. Para alguien que lleva el lastre de la relación con Angel con y sin alma (o el tormento de esto último) que es una de las cosas que le ha impedido dejarse amar por Spike y reconocer la veracidad de los sentimientos de éste, es un gran, gran paso importantísimo.


3. Buffy reconoce sus sentimientos por Spike.

De manera tímida, sin querer decir las cosas claras, pero lo hace ante Dawn, ante la pobre potencial Amanda a la que vuelve loca en el insti y por supuesto, lo mejor, lo reconoce ante alguien importante y serio para ella, Angel. Con el ejercicio de negación compulsiva que ha tenido buffy en toda la sexta, que ahora sea capaz de reconocer que siente algo por él, o simplemente que "proteste" de que todo el mundo piensa que sigue enamorada de Spike, es algo muy serio.


4. Buffy cree en Spike.

Dice que sabe que puede ser un buen hombre. Reconoce todo lo que ha sufrido y se ha esforzado para serlo, incluso antes de tener su alma. Se lo dice al mismo Spike, en la escena del sótano de Never leave me e incluso se lo dice a Giles cuando la Cazadora hace que le quiten el chip a Spike. En ningún momento duda de él, ni cuando sabe que está muriendo gente y todos piensan que puede haber estado fingiendo... Buffy tiene clarísimo que Spike no volvería a matar voluntariamente, y lucha en Sleeper por llegar al fondo de la cuestión.






5. Todos los momentos en los que sufre por él e intenta salvarlo
,

Por ejemplo cuando Spike lucha con Wood, cuando le ataca Faith recién llegada, cuando va a por él en las cuevas donde lo tiene el Primero. La mirada de Buffy a Spike cuando lo rescata al final de Showtime. Si esto no es amor no sé qué lo será.




6. Buffy ya sabe que Spike es su único apoyo

Y el que incondicionalmente va a estar a su lado. Lo vemos muy claramente en la escena de la casa abandonada de Touched. Aunque la cazadora desde la quinta temporada al menos siempre había acudido a Spike por ayuda, consuelo, incluso en la sexta del tipo sexual, es la primera vez que la vemos abandonarse de ese modo en sus brazos.




7. Que Buffy duerme con él en la casa Summers.

Se deja de disimulos, y aunque ande mareando la perdiz cuando habla con los scoobies, o con el mismo Spike, o no quiere reconocer que sigue estando enamorada del vampiro... se queda a dormir con él en el sótano y a la vista de toda la casa. Buffy ya no duerme arriba o con las potenciales, sino en el sótano de Spike.


8. El fundido a negro.

La última noche de Buffy y Spike que la pasan juntos, y por fin vuelven a acostarse. La culminación de un spuffy tímido, hecho de medias palabras y actos y miradas que no podían esconder ante nadie, pero que parece que no se atrevían (ninguno de los dos) a creer, y que finalmente los hace reencontrarse de nuevo.



9. Que Buffy le dice que lo ama.

El plena batalla, cuando Spike está a punto de morir, y quizás él no se lo cree o no puede creérselo tras tantos avatares, pero... ella se lo dice al fin.






10. Que la última palabra de Buffy en la serie es Spike.

Creo que sobran los comentarios.




Hay muchas cosas más, muchos momentos Spuffys más que nos hacen amar la temporada, pese a todas sus carencias. pero espero que estéis de acuerdo conmigo en la importancia de estos que he reseñado.