El spuffy en la séptima temporada (por demoniodehiel) PDF Print E-mail

El spuffy en la séptima temporada

por demoniodehiel


La séptima temporada estamos todos de acuerdo en que es la más frustrante de todas, así como el momento en que caen más personajes, como si a posta se les intentara hacer quedar como miserables, ignorando su trayectoria anterior, ejemplo Dawn, o Giles. Lo de Giles debería de ser pecado mortal con pasaporte al infierno, vamos.
Pero aunque es frustrante porque no volvemos a ver a Spike y a Buffy comiéndose a besos, ni vemos sexo entre ellos, sí es definitivamente una temporada spuffy, hasta el punto que todas las demás relaciones, tramas y personajes tienen una importancia secundaria. La pareja protagonista se come la pantalla, y poco nos importa lo que le ocurra al perfecto director Wood o a la caterva de potenciales. La historia de ese reencuentro entre Buffy y Spike, que si, se marchó pero a diferencia de los hombres anteriores de Buffy, ha vuelto, nos ocupa toda la temporada.

A mi me costó largos disgustos llegar a ver esto, odiaba la séptima (aun es de las que menos me gustan) y estaba convencida de que los guionistas habían hecho todo lo posible por joder a los personajes, y en especial por joder la relación de Buffy y Spike. Ehiztari me convenció poco a poco de que hubo mucho spuffy en la séptima, cosa que de verdad le agradezco. Aun creo que intentaban acabar con el spuffy (una especie de castigo moralista y maniqueo a Spike por los diez segundos de desesperación de Seeing red, haciéndoselo pagar toda la temporada) pero ahora veo que si, la temporada es spuffy y el amor de Buffy hacia Spike se ve en pantalla con total claridad por primera vez en la serie. O casi por primera.

Toda la temporada es un tira y afloja de Buffy hacia Spike. Se acerca a él, luego se aleja, algo tan marcado que parece (y quizás sea así) que es que depende de si el escritor es spuffy o bangel, o del ejercito de salvación retrogrado, lo que vemos de un capítulo a otro. Hay momentos decididamente spuffys, otros muy dedicados a Spike con respeto y admiración (el final de Beneath you, o la historia de Lies my parents) y otros incomprensiblemente poco spuffys hasta para la séptima, como cuando Buffy ve a Spike en el sotano y se marcha dejandolo ahí, con esa frialdad.
Buffy es un personaje que se ha ido haciendo más duro y frío con el tiempo, una evolución muy bien reflejada en la pantalla. Lejos de la locura y desesperación de la sexta temporada, en la séptima está serena, adulta y responsable. Parece arrastrar un cierto rencor hacia su entorno y sus amigos, que no la ayudaron con anterioridad, que se refleja en su silencio y poca comunicación con ellos. Poco a poco se irá abriendo en la séptima hacia Spike de nuevo, y hará lo que nunca antes hizo, enfrentarse a todo el mundo por él. Por sacarlo del sótano, por atenderlo antes que a nadie, para cogerlo aunque haya vuelto a matar, por salvarlo del Ubervamp y del First, por salvarlo de la conjura de Giles y Wood.  Ver los ojos con los que mira a Spike, que se lo come literalmente, es más que indicativo de que aun lo sigue queriendo. O quizás lo quiere más que nunca. Es consciente del daño que le ha hecho, y de lo Spike ha sufrido, en parte por ella. Eso lo vemos reflejado en el comportamiento de Buffy hacia Spike, tan distinto del desapego y desentendimiento de su dolor en temporadas anteriores, con excepción de un par de momentos aislados de la quinta y la sexta.

Dormirá en sus brazos esa noche en la casa abandonada y ya no se separarán casi ni un momento en la serie, hasta que Spike desaparece. Cierra la puerta a Giles por él, le dice que lo quiere. Su ultima palabra en la séptima, pese a quien pese, es Spike. Y una momento importante, para mi, cuando reconoce, ante el vampiro Holden, que se portó como un monstruo con Spike. Es patente que esto le pesa en el alma, y que a su manera, busca ahora tratarlo de otro modo. Puede ver su sufrimiento, y su intento de cambio, que empezó en la quinta temporada, y esto es más de lo que nunca habiamos visto en el personaje de Buffy.

Y ahora vamos con Spike. Misterioso, callado, sufriendo por lo que ha hecho y que su nueva alma le recuerda, intentando no hacer ver que sólo ha vuelto por ella. Sigue enamorado de ella, como le dice en Sleeper, no hay más que ver cómo la mira. Spike actúa con total convicción de que no tiene nada que hacer con Buffy, de que ella no lo va a tocar más, de que nunca lo querrá. Se siente culpable por dañarla en Seeing red, y el peso de su nueva alma le recuerda que es, o ha sido un monstruo. No puede más que estar ahí, ofreciéndose para lo que sea, ayudando a la mujer que ama pero sin atreverse apenas a hablarle, como un caballero medieval enamorado de una reina imposible, que ama de lejos. Es amor cortés en estado puro, como dijo Ehiztari. Frustrante para el enamorado, y también para los espectadores, pero Spike, con una nueva timidez, no se decide a pretender nada de ella. Quizás tiene miedo a escuchar que no es amado, aunque lo crea en su fuero interno...escucharlo a viva voz es mucho peor. Intenta ver que ya no están juntos, como en la cita con Wood, y a la vez aparece a estropearles el encuentro, como un quinceañero enamorado. Un poco se comporta como Buffy, que no se decide, y a veces se lanza un poco pero otras da un paso atrás, asustado. de todos modos Buffy está por él, cuida de él, y Spike por su parte se lo paga con amor incondicional...como siempre ha hecho. Quedándose a su lado cuando nadie más lo hace, creyendo siempre en ella.Después de la noche juntos de Touched está aterrado ante la muestra de intimidad y ternura de Buffy, no sabe muy bien qué hacer con eso. Buffy no le ayuda porque al igual que él, quiere pero no se atreve. Cuando todo termina, no cree las palabras de amor de Buffy.

Yo a veces he pensado si también le guardaría rencor por cómo lo maltrató en el pasado. Es posible, porque ahora comienza a tener una cierta autoestima que antes no tenía. En Beneath you, fuera de su mente, deja ver esto claramente cuando se desabrocha los pantalones para complacerla con esa carita triste, como un animal que no tiene elección. Parece también decir algo de esto cuando Buffy lo tiene atado en la silla en Never leave me. Pero no le reprocha más al respecto. Como dijo Ehiztari (sí, ella de nuevo) Spike es un principe, y no va a reprochar lo que Buffy le ha hecho a él, solo piensa en lo que él le ha hecho a ella, es incapaz de otra cosa. Si antes no se creía con derecho a nada, ahora es patente que mucho menos.

Pienso que esta temporada el spuffy es frustrante sobre todo porque...no ha concluido. No se separan casi un minuto desde que ella lo trae a casa en Showtime, pero da tiempo a que veamos la resolución, el final. El spuffy como relación alcanza una delicadeza y una madurez y una aceptación (tácita) por ambos que no habíamos visto en la sexta temporada. Se quieren de verdad y es patente para todo el mundo, scoobies cabezotas incluidos. Pero acaba apresuradamente y por tanto, la relación queda incompleta, y nos deja esperando qué va a suceder. Se trunca con la muerte de Spike en Chosen, pero estoy convencida de que si hubiéramos visto una octava, Buffy y Spike habrían seguido juntos, a la vista de todos. No les da tiempo a decidirse, a lanzarse a vivir su amor sin trabas y delante de todos, porque la temporada llega a su fin. Simplemente es que ha faltado tiempo.

De todos modos nos queda la seguridad de que Buffy quiso a Spike en la séptima, y de ese fundido a negro en el que está claro que hacen el amor de nuevo, por fin. Lástima no poder verlo en pantalla, pero bueno, sabemos que está ahí. 

Y ahora agarraos fuerte, porque vamos a dar un buen repaso a los momentos más spuffys de la séptima temporada.    

Creo que lo que tienen en común todos estos momentos spuffys de la séptima es la mirada. Casi siempre la de Buffy. Habla poco, y normalmente no dice lo que pasa por su cabeza. Poero tenemos que ver cómo lo mira, a veces cómo se lo come literalmente ocn los ojos para entender todo lo que pasa por dentro de esta Buffy cerrada y temerosa. Fijaos bien en sus ojos, y alucinand.

Empezamos con Lessons, donde Buffy se encuentra a Spike en el sótano del instituto de Sunnydale. la sorpresa de verlo ahí enseguida da paso a la preocupación en su rostro, y después de preguntarle cómo se he herido le promete volver.

Final de Beneath you, impresionante. Enmedio de uno de los mejores diálogos de la serie, posiblemente la más conmovedora escena de Spike, el vampiro le dice que ha recuperado su alma, para ella. Buffy lo mira creo que por primera vez con piedad y vemos sus lágrimas en pantalla

Spike: Angel, he should have warned me. He makes a good show of forgetting but it’s here in me… all the time. The spark. I wanted to give you what you deserve. And I got it. They put the spark in me… and now all it does is burn

Help, muy tierna tamien la manera como Buffy le sujeta las manos a Spike, que se golpea a sí mismo. Tambien le habla con suavidad, la forma en que la mira él impresionante.

Spike: Yes. There's evil. Down here. Right here. I'm a bad man. William is a baaad man.
I hurt the girl

Him, Buffy saca a Spike del sótano aparcandolo provisionalmente en casa de Xander. Deliciosa y muy triste la escena de Spike tocando a Buffy y ella sobresaltándose, y él bajando la cabeza mientras ambos se deshacen en disculpas

Sleeper, Buffy acusa a Spike de haber matado a Holden Webster. Un Spike que no recuerda nada le dice que aun es todo por ella, que la quiere todavía. Que más ridículo que pensar que ha vuelto el Spike asesino es pensar que pueda mirar a otra mujer.  Buffy susurra lo sé. De nuevo las miradas de Buffy  dicen mucho más que sus palabras.

Spike: As daft a notion as "Soulful Spike the Killer" is, it is nothing compared to the idea that another girl could mean anything to me. This chip, they did to me. I couldn't help it. But the soul, I got on my own... for you.
Buffy: I know.
Spike:  So, yeah. I go and pass the time... with someone. But that's all it is is time, 'cause... God, help me, Buffy - it's still all about you.

Y la escena, al final, cuando Spike se abre la chaqueta para que Buffy lo mate. Ella no lo hace, solo lo mira creo que con piedad y le dice que lo ayudará. Una fuerte apuesta de Buffy, que creo que dice mucho de lo que siente por Spike.

Una escena que me gusta particularmente, de Never leave me, cuando Buffy alimenta a Spike. Tambien esa conversacion que tienen, llena de medias verdades y cosas que no se dicen, pero que están ahí.

Buffy: Meaning?
Spike: Meaning I have come to redefine the words pain and suffering since I fell in love with you.

Y más tarde, Buffy limpiando la sangre del rostro de Spike, algo que nunca habíamos visto. Cuidando de él. La conversación que tiene con Spike encadenado es impresionante, sobre todo cuando Buffy le dice a Spike cómo lo ha visto cambiar y enfrentar su monstruo interior, y que cree en él, cosa que no creo que haya escuchado jamás.

Buffy: Be easier, wouldn't it, it if were an act, but it's not. You faced the monster inside of you and you fought back. You risked everything to be a better man.
Spike: Buffy...
Buffy:  And you can be. You are. You may not see it, but I do. I do. I believe in you, Spike.
 

Y si a alguien le quedaban dudas de lo que siente Buffy por Spike, y de lo que expresan sus ojos, creo que es en Showtime cuando se disipan todas las dudas. Ved simplemente como lo mira, es impresionante. Poneos ese momento final, cuanod él le pone la mano en el hombro y ella sólo lo mira.. Impresionante.

Potentials, la escena de la camiseta. Spike cortado por que le suba la ropa delante de las cazadoras, Buffy comiendoselo absolutamente con los ojos. Hasta las ineptas aspirantes a slayer se dan cuenta de que la cosa arde entre esos dos. Y esa manita de Spike en la de Buffy...ainssss....
También de Potentials, el momento en que a Buffy se le escapa que la cripta de Spike..era confortable. Los dos tímidos como dos críos pillados en falta. Por cierto que más pegados que lapas, ya. En realidad andan así desde Showtime, para toda la temporada. 

The killer in me, momento donde vemos de nuevo a Buffy cuidando de Spike, intentando ayudarle, y que terminará con la decisión prosiblemente más arriesgada de Buffy: hacer que le retiren el chip que le impide matar. Su defensa de este hecho frente a Giles tambien para recordar.

Un momento especial para mi, de pareja de adolescentes tontitos, en el inicio de First date cuando reconocen, especialmente Buffy, que a Spike le han quitado el chip. Me recuerda toda la escena a cuando los dos se habían aliado en la segunda e intentaban disimular delante de Joyce, pero esta vez delante e Giles.
Tambien en este capítulo hay un momento especialmente spuffy, y muy triste, cuando Buffy se prepara para su cita con el director Wood. Spike intenta hacerse el valiente diciendo que no puiensa ya en una cripta para dos, Buffy que estupendo. Las miraditas hambrientas que se echan los dos, de antología, y también la mirada triste de Spike cuando ella se marcha.

Buffy: You don't have to...
Spike: What? Be noble? I'm not. Really, I'm all right. Think I still dream of a crypt for two with a white picket fence? My eyes are clear.
Buffy: Good. I'm glad. Thank you.
Spike: Never much cared for picket fences, anyway. Bloody dangerous

Y muy bonita la escena, cuando tras la lucha con la demonio, y estando Xander herido, Buffy corre a ver cómo está Spike. Le pone la mano en el hombro mirándolo preocupada, la carita agradecida de Spike es digna de ver. Tambien cómo se tocan, con cuidado, casi con temor. Curiosamente en esta temporada sin sexo entre ellos, se tocan más que nunca. Buffy apenas rozaba a Spike en la sexta, fuera de la cama. Aqui le pone las manos encima continuamente, con una cotidianeidad que dice mucho. No toca a nadie más, ni a Xander, ni a Giles...sólo a Spike.

Y el final de Fist date, triste y desesperanzador...Buffy no le dice a Spike lo que él desea oir, o nosotros. Lo que sin duda desea ella misma, solo que se quede porque lo necesita. Pero como de costumbre, sus miradas dicen más que sus torpes palabras. En realidad es una conversación a medias  donde Spike pregunta si debe irse para dejar el sitio a Wood, y Buffy le dice que no. 

Otro momento de Buffy corriendo a atender a Spike, reaccionando a su dolor, lo vemos en  Lies my parents told me, cuando Giles le mete la piedra procariota para liberarlo del trigger. Impresiona ver la rapidez con la que Buffy corre a su lado, sujetándolo e intentando calmarlo. Nadie más en la sala hace intento de ayudarlo, pero es que está clarísimo que Spike es completamente asunto de Buffy.
Y al final de este capítulo veremos a Buffy correr a salvar a Spike de la encerrona del director Wood, desoyendo las palabras de Giles. Hablan un momento, a la entrada del garaje donde Spike y Wood se han peleado, y esta escena culmina cuando Bufy le cierra la puerta nada menos que a Giles en las narices, dejándolo a un lado por Spike. Lamentablemente no le dice a Wood que Spike es importante para ella porque es su novio, pero al menos sí que si vuelve a intentar algo, dejará que Spike lo mate.

En Dirty girls hay una edliciosa escena de celos de Buffy, que baja al sótano para encontrarse a Faith tonteando cpn Spike ( y a él dejandose querer, parece). Buffy se cruza de brazos y todo su lenguaje corporal denota que se muere de celos de ver a la cazadora morena (que ademas se le ha follado a todos los novios) tan cerca de su  guapísimo vampiro sin camiseta. El tambien se echa un poco hacia atrás con carita de me han pillado.

Y llegamos a Touched, la mas sincera declaración de amor de Spike a Buffy. El es el unico que nunca le ha fallado, y que nunca la dejará sola. Lágrimas de ella de nuevo. Ella le pide que se acueste a su lado en esa casa abandonada, en una de las escenas más spuffys de toda la serie. Impresionante la delicadeza con la que Spike la acoge entre sus brazos, y no menos la manera como ella lo mira mientras está dormido.

Spike: Hey, look at me. I’m not asking you for anything. When I say I love you, it’s not because I want you, or because I can’t have you. It has nothing to do with me.
I love what you are, what you do, how you try. I’ve seen your kindness and your strength. I’ve seen the best and the worst of you and I understand with perfect clarity exactly what you are.
You are a hell of a woman. You’re the one, Buffy.

End of days, Spike vuelve a casa y encuentra a Buffy, que ha conseguido su hacha mítica. Quizás aqui más que nunca ella le tendría que haber dicho que lo quiere, pero no lo hace. Spike aterrado por la noche de cariño y tranquilidad que han pasado, ella tambien tocada, pero que sigue sin atreverse a dar el paso definitivo. Sea como sea una escena llena de sentimientos y como siempre de miradas. Y al fin y a la postre Buffy le dice que ella ha sentido lo mismo que él esa noche pasada.

Spike: Yeah, I hear you say it but… I’ve lived for soddin’ ever, Buffy. I’ve done everything. I’ve done things with you I can’t spell… but I’ve never been close… to anyone. Least of all you. Until last night. All I did was hold you, watch you sleep… and it was the best night of my life. So yeah, I’m terrified.
Buffy: You don’t have to be.
Spike: Were you there with me?
Buffy: I was.

Llegamos a Chosen, la escena del medallón. Tras el ataque de celos más o menos verídicos de Spike por la aparición de Angel, Buffy dice que el medallón debe llevarlo un campeón. Spike baja la cabeza, creyendose como siempre fuera de posibilidades, pero entonces Buffy lo pone en su mano.
Buffy le pide quedarse a dormir ahí. Spike le dice que no porque tiene su orgullo...pero no es verdad, y se pone delante de ella diciendole que no sabría lo que habrie hecho si ella se marcha subiendo esas escaleras. Vemos una dulce caricia de Buffy a Spike, y de nuevo miradas que se comen el uno al otro. Buffy habrá podido saludar más o menos efusivamente a Angel, pero es con Spike con quien pasa la noche. Y llegamos así al fin al famoso fundido a negro en Chosen, el momento universalmente aceptado donde Buffy y Spike por fin se acuestan de nuevo. O quizás lo hacen por primer vez, como comentó en su día Ehiztari. Apenas unos segundos que nos dejan a Buffy y a Spike mirandose, antes de la batalla final. Es con él con quien Buffy pasa la que podría ser su última noche en el mundo.

Y vamos  con las ultimas escenas de Chosen. Spike cierra la boca del infierno con el poder del medallón, Buffy se coge de su mano y sus ojos llenos de lágrimas lo dicen todo. Ese momento en el que ella se da cuenta de que Spike no va a salir de allí. Le dice al fin que lo ama. Spike no la cree, pero le agradece que se lo diga, luego la insta a salir de la Hellmouth y salvarse mientras todo se derrumba a su alrededor.

Buffy: I love you.
Spike: No, you don’t. But thanks for saying it.

Un triste final para ellos, un final de héroe para Spike. La única declaración de amor en la temporada es la de Spike. La única vez que oímos un Te quiero es de Buffy. La ultima palabra que Buffy susurra es el nombre de Spike, y su expresión nos dice un sinfín de cosas. Tristeza por haberlo perdido, orgullo por su comportamiento heroico. Agradecimiento por todo lo que le ha dado. La serie termina con Buffy mirando el agujero donde ha terminado todo, quizás sólo recordando a Spike.