Seeing red: la escena del baño (por demoniodehiel) PDF Print E-mail


Seeing red: la escena del baño

por demoniodehiel

 

Pues voy a hablar de la escena del baño de Seeing red, en la sexta temporada. Intentaré un pequeño análisis esde mi punto de vista personal.
Una vez me dijo Ehiztari, hablando de esta escena de Seeing red, que era la peor herida del spuffy. Lo es, yo creo, junto a la paliza de Buffy a Spike en el callejón en Dead Things.

Vamos a dejar aparte que fue un claro intento de cargarse al personaje de Spike, que Marty Noxon decía que Spike era malo para Buffy y que así se demostraba, y todas esas idioteces. Yo creo, como  había dicho Jane Spenson, que esa relación no funcionó en su plenitud a causa de la cerrazón de Buffy y su empeño en no reconocer que quería a Spike. Más que por su maltrato continuado, por su miedo a asumir lo que sentía por él. Así que más allá de que fuera una escena escrita conscientemente para intentar joder al personaje (imposible porque...Spike es Spike y cómo lo interpreta James Marsters) está en la serie, es canon, ha ocurrido y tenemos que tragarla.

E interpretarla, naturalmente, ese es nuestro derecho de fans y espectadores.

Es una escena muy triste, empieza ya muy triste. Spike nervioso, preocupado, con esos ojos tan azules en esa luz blanca de la habitación. Buffy hace días que lo ha dejado, no quiere volver con él, han pasado por la escena de la boda de Anya, por la conversación en el cementerio y en su casa en Normal Again, Spike intentando apagar el dolor ha ido a la Magic Box y ha terminado acostándose con Anya. Buffy ha impedido que Xander lo mate. Dawn ha aparecido en su cripta echándole en cara que se hay aacostado con Anya, y Spike, que carece por completo de autoestima (aunque no es fácil tenerla si no tienes alma y encima todo el tiempo te están diciendo que eres una cosa) piensa que le ha hecho daño a Buffy. Y aquí lo tenemos, con el dolor del abandono en cada gesto de la cara.
Buffy sigue empecinada en lo suyo, creyendo incluso que Spike quería lanzarle un hechizo  mientras él, que no tiene por qué hacerlo, se está disculpando y explicando ante ella. Esto creo que es muy de Spike, sentir que tiene la culpa cuando no la tiene. El cree que ha hecho algo mal, Buffy como de costumbre no le ayuda. Spike creo que sabe que ella lo quiere, intenta que lo diga, no ha dejado que Xander lo matara porque lo quiere, Buffy obcecada en negarlo, en negarle sentimientos y negárselos a si misma.

Me da mucha pena de esta escena que ni estando como obviamente está Buffy se preocupe por lo que siente Spike. Como siempre, le niega sentimientos, niega que esté sufriendo. Es el escudo de Buffy, claro pero llevado a estos extremos duele más. Nadie en la serie, jamás, hasta la séptima, se preocupa por lo que Spike pueda estar pasando o por cómo se siente, y esto es muy cruel. Podrían haber hablado, pero no lo hacen, Buffy no lo hace. Spike ha ido a ella con el corazón en la mano y Buffy permanece impermeable a sus palabras, a su sufrimiento. Le niega el consuelo de reconocer por una vez que lo quiere. Que le importa. Creo que en este punto de la serie Spike simplemente ya no puede más.

Llegamos a la escena de la casi violación. Me niego a llamarlo intento porque para intentar algo hay que desear hacerlo, y no es el caso. Spike más descentrado que nunca, loco por Buffy, que supongo que no puede entender por qué ella ya no quiere que la toque, como hemos comentado muchas veces trata de que ella lo sienta de nuevo. Quizás cree que si vuelve a sentirlo dentro volverá con él. Los únicos momentos en los que ella se habrá permitido quererlo habrá sido en la cama, no se le permite comunicarse con ella más que mediante el sexo. Si él se ha sentido querido alguna vez con ella habrá sido también mientras lo etnía dentro. Spike que quiere tocarla, sentirla, hacer que lo sienta a él de nuevo.

La escena en sí es durísima, está rodada de ese modo, con crudeza, para potenciar la acción y el dolor de los protagonistas. Una habitación blanca, enfocada a veces desde arriba, desnuda, luz fría, realista. Es una escena aterradora. Buffy con su bata, dando ese aspecto de indefensión, menuda, mucho más pequeña que él, Spike delgado, vestido de oscuro, sin su abrigo que es también su coraza, desnudo ante ella mientras habla de lo que siente. Buffy que no lo escucha.

Debo aquí comentar algo que siempre me ronda por la cabeza cuando veo esta escena. Juegan con que Buffy tiene cuerpo y forma de mujer, lo que hace más “creíble” en principio lo que ocurre. Bueno, cualquiera puede sufrir un intento de violación, incluso por ejemplo Angel con sus 100 kilos. Pero entonces nos habría parecido casi ridículo. Nadie habría dudado de la capacidad de Angel de quitarse de encima a Spike de dos guantazos, estando igualados de fuerzas. En cambio el corazón y los ojos nos hacen dudar con Spike y Buffy. Buffy es más fuerte que Angel, más fuerte que cualquier vampiro, y la vemos ahí en plan víctima, contraviniendo todo lo que nos han contado durante seis temporadas de la serie sobre la heroína invencible y todo ese rollo feminista que nos suele cansar tanto.
Sea como sea, tenemos la escena en el suelo, Spike intentando que lo sienta, diciéndoselo con esa voz desasosegada, entrecortada, esa mirada enloquecida, Buffy intentando quitárselo de encima como si de repente no tuviera fuerzas...pensemos pues que la espantosa situación la ha dejado shockeada momentáneamente. Son unos segundos, pero aterradores. Buffy le dice que no, pero es todo tan confuso... le ha dicho que no muchas veces para luego bajarle la bragueta. También le ha roto la cara innumerables veces por decir una tontería y ahora no lo hace. Spike fuera de sí, transmitiendo ese desasosiego, ese ansia, esa tensión, intentando que ella lo toque, que vuelva a sentirlo, Buffy debajo de él, aterrada. Cuando reacciona, con su fuerza de Cazadora estampa a Spike por los aires, contra la pared del baño.

Spike nos dice con esa mirada que no se daba cuenta de lo que estaba haciendo hasta que Buffy lo lanza contra la pared. Su mirada horrorizada nos dice tantas cosas: nos dice que se ha dado cuenta de lo que ha estado a punto de ocurrir, nos dice que se asusta de sí mismo, que toma conciencia de que ha hecho daño a Buffy, algo que nunca querría haber hecho, nos dice de Spike que tiene una suerte de conciencia, algo tan extraño en un vampiro, que sabe que ha hecho mal, y por supuesto que nunca se perdonará lo que ha estado a punto de ocurrir.
Equivocado, culpable, creyendo que la ha atacado como monstruo cuando lo ha hecho como hombre desesperado, Spike irá en busca de su alma. De algo que (cree él) es lo que le falta ya no sólo para que Buffy pueda quererlo, sino para aspirar a su perdón y sobre todo para no ser capaz de dañarla. Sintiéndose incompleto, inadecuado, inferior, como siempre, creo que se habrá sentido durante toda su vida de vampiro. Pero las cosas no son tan sencillas, tampoco en el buffyverso, como veremos en la séptima temporada.

Yo mantenía antes que Spike debería de haberse ido por su alma después del callejón de Dead things. Para regresar entero, siendo ese hombre que Buffy niega una y otra vez que sea. Pero Ehiztari me convenció de que hacía falta esta escena de Seeing red. No esta escena especialmente, alguna parecida, porque Spike NUNCA habría dejado a Buffy, ni habría ido por el alma por recibir daño él mismo, por fuerte que fuese el maltrato. Acostumbrado, enamorado, pensando siempre en ella, no se habría marchado. Spike sólo reacciona cuando es él el que hace daño a Buffy, ese es el detonante que lo hace ir por su alma. Haberla dañado a ella.

También creo que Spike se gana su alma en esta escena, trágicamente, mientras demuestra que maldita la falta que le hace porque es capaz de arrepentimiento, dolor por lo que ha hecho y deseo de no hacerlo nunca más. Con su alma, piensa él que podrá "dominar" su monstruo. Bueno, ya sabemos que poco ha hablado con Angel al respecto, pobre Spike.
Sea como sea sí, es en esta escena cuando Spike, a través de un acto "execrable" demuestra que es capaz de cambiar, de desear positivamente ser "bueno", Spike es sin duda el personaje con más capacidad de redención del buffyverso.

Y sólo añadir una cosa más. He dicho antes que Spike nunca se perdona. Buffy si lo hace. En uno de esos escasos momentos en que la vemos grande, heroína y justa, creo que lo perdona casi en cuanto sale de ese baño. Lo vemos más tarde, cuando va a dejar a Dawn en la cripta de Spike. Esa cara que se le queda cuando se entera de que Spike se ha marchado. Creo que Buffy entiende perfectamente lo que ha ocurrido en ese baño, quizás por primera vez se pone en la piel de Spike. Y lo sigue queriendo.