Spike frente a las Cazadoras (por demoniodehiel) PDF Print E-mail

 

Spike frente a las Cazadoras

por demoniodehiel


En las series vemos a Spike luchar con varias cazadoras, con la de China, con Nikki Wood, con Buffy, con Kendra (interrumpidos curiosamente por Buffy que desea luchar ella con William el sangriento) con Faith, y con Dana en Damage. Pero combates en sí claramente importantes en su carrera vemos en tres ocasiones principales, y muy diferentes entre sí.
Quiero hablar de estos tres momentos determinados de la serie, los enfrentamientos de Spike con tres de las cazadoras: la primera cazadora que Spike mata, la segunda, a la que ya no muerde y que al parecer considera casi como una cita. Y la tercera, Buffy, de la que se enamora.
Obsesionado con ellas desde que Angelus le habla de su existencia en Yorkshire en 1889, hay una progresión clara en su forma de enfrentarse a su mayor enemigo a lo largo de los siglos. Quizás es también que él no es el mismo vampiro en cada uno de esos momentos, pasa mucho tiempo y suceden muchas cosas entre encuentro y encuentro. Spike ha demostrado muy claramente que es un ser en evolución y cambio constante. A dónde le lleva ese cambio no lo puede ni imaginar el mismo, posiblemente, pero visto a través de los ojos del espectador, desde fuera, lo vemos muy claro: camina desde las sombras hacia la luz.
También con las cazadoras.

A la primera cazadora que mata, en China el mismo nos dice en Fool for love que fue la mejor noche de su vida. No la de la segunda, ésta. Compitiendo todavía con un Angelus dominante y superior en casi todos los aspectos que importan para el (tendrá que esperar a Destiny, ambos con alma para que la superioridad moral de Spike cuente algo y por tanto venza la pelea) lucha con esta cazadora en al rebelión de los bóxer. Angelus ha vuelto de nuevo con ellos, y Spike asienta por medio de esta proeza vampírica su posición, su poder, su valía, quizás incluso su masculinidad entendida como capacidad de lucha y de victoria, y retiene a Drusilla que queda fascinada por lo que ha hecho.
Durante la pelea, Spike se dirige a la cazadora llamándola luv (amor), reconociéndole por tanto femineidad. Spike es un personaje muy claramente heterosexual, o interesado por el sexo contrario, y usa este tipo de expresiones con las chicas que le atraen o con las que tiene relación personal, como veremos a lo largo de la serie. Y si bien con esta cazadora todo parece una pelea sin demasiada seducción, si tiene ese momento, al final, cuando la tiene entre los brazos que claramente la reconoce como mujer. Disfruta de ese momento de calma, un instante antes de matarla, de tenerla contra su cuerpo y que ella le hable. Luego la mata, y la deja caer al suelo, olvidándola. Dice también que su sangre es afrodisíaca, esta excitado y caliente y termina haciéndolo apasionadamente con Drusilla

Con la segunda cazadora la historia es bastante distinta. El mundo ha cambiado, y Spike se nos aparece llevado las agresivas pintas de un punk de los setenta de los mas lanzados: pelo platino, imperdibles (incluido piercing en la ceja que le partió la otra cazadora), chatarra por todas partes y conducta agresiva. Spike más acelerado que nunca. Pero a esta cazadora, al contrario que a la de China, no le muerde. Baila con ella (expresión de ámbito sexual, dicha por el mismo cuando cuenta la escena en Fool for love) Spike la reconoce como mujer, deseable, caliente, nos dice él mismo, habría bailado con ella toda la noche. Busca algo que no es el mero placer momentáneo de matar otra cazadora, algo más que la gloria. En Lies my parents told me lo vemos incluso devolverle el arma (perder su arma, error numero uno de una cazadora, le dice también a Buffy) para alargar la pelea, o lo que es lo mismo, la adrenalina, el riesgo, el placer. El baile. El acto sexual.
Cuando finalmente la mata, no la deja caer al suelo sin más, como a la de China. Se queda mirándola, reflexiona. Casi parece desilusionado de que todo haya terminado. Como si hubiera esperado...algo más, algo distinto esta vez.
En ese combate aprende también algo más sobre las cazadoras: que ellas también desean la muerte. Y aquí esta la cuestión: en eso se parecen a él, como veremos un poco mas adelante.
Spike se queda con su abrigo como premio o señal de victoria, y se marcha sin dedicarle otra mirada. Casi como si no quisiera mirarla de nuevo. Pero no parece en absoluto haber extraído ningún placer de su muerte. Si de la lucha, si del combate, del contacto físico, del subidón de adrenalina, y de la victoria. De su muerte, no. Ni siquiera le muerde.

Con Buffy todo es diferente. También hay sexo, la lucha como encuentro sexual se agudiza con ella. Pero creo que nunca intenta matarla en serio. Sí le excita intentarlo (la primera pelea que tiene en School hard es de índole claramente erótica, en todo su leguaje corporal, de ella y el). Quizás es también que esta cazadora menuda, rubia, del mundo moderno, le responde desde el primer momento con sus mismas armas: Buffy también lo seduce a él a la par que es seducida. Incluso ya en los inicios, a mitad de la segunda temporada, reconoce que prefiere luchar con el, y él dice lo mismo de ella. Sabemos por posteriores conversaciones de otra cazadora menos inhibida, Faith, que la caza las excita. Luchar con un big bad de evidente y masculino atractivo, y también evidentemente caliente de luchar con ella, tiene que atraerle.

Al final de la segunda temporada ocurre lo impensable: Spike busca a Buffy y se alía con ella. Y ella acepta. Tiene un enemigo común, hay que salvar a Giles, y recuperar a Dru, lo que sea. Sus motivos pueden ser otros, pero la realidad es que hablan, caminan juntos, Spike entra en casa de Buffy, se miran, se vuelven a mirar. Se relacionan más allá de la pelea. La suerte está echada.
Cuando posteriormente se van encontrando, cada vez que pelean ocurre algo que detiene el final: o Spike se queda mirándola embelesado dándole tiempo a reaccionar, o ella se distrae por cualquier cosa y no termina el trabajo. Sea como sea, nunca se matan el uno al otro y sus destinos se van entrelazando de manera inextricable. Bailan el uno en torno a la otra una y otra vez, en un insatisfactorio combate continuo que parece claramente un acto sexual interrumpido, insatisfactorio, que los deja esperando algo más. Y en la quinta temporada, al acabar el episodio Out of My mind, tras hacer Spike el que será su último intento en serio de liberarse del chip de la iniciativa y matar a Buffy, todo se precipuita y al mismo tiempo se aclara y se detiene: a través de un sueño erótico en el que pide a Buffy que lo mate, y acaba besándola apasionadamente, Spike comprende que se ha enamorado de la cazadora.

Es como si Spike siempre la hubiera estado buscando, y ella de algún modo siempre lo hubiera estado esperando a el. Pero no para darse muerte el uno al otro, como cabría esperarse. Es más complicado que todo eso, porque se acaban enamorando. Es él el que más enseña a la cazadora sobre sí misma, a lo largo de la serie. No solo enfrentándola a lo evidente, que está enamorada de un vampiro de nuevo, con toda la pasión de un amor adulto, sucio, duro e imparable. Le enseña que son muy parecidos, que ella también tiene oscuridad, y que él también puede hacer cosas buenas, aun sin tener alma, a su pesar le enseña que ella también hace cosas terribles y vergonzantes. Que nada es blanco y negro, ni siquiera entre cazadoras y vampiros. Que el vampiro y la cazadora son casi iguales.
Y que como todas las cazadoras, ella también desea la muerte.

Respecto a este deseo, paralelo entre los dos personajes, creo firmemente que Spike iba buscando la muerte casi desde el principio, fuera por cómo vivía o por lo que estaba haciendo. Muchos asesinos en serie la buscan, si conservan una conciencia de lo que están haciendo es terrible. Spike con toda seguridad la conservó, y muy posiblemente deseaba pararse.
Con la primera cazadora Spike prueba el combate contra una criatura de poder superior al suyo, cuya existencia lo atrae irremisible, obsesivamente. Sale victorioso y esta victoria le embriaga. Le embriaga también haberse jugado la vida en serio, haber estado a punto de perderla.
Con la segunda cazadora parece establecer ya algún tipo de relación. Quizás porque ella también podría matarlo, pero quizás porque de algún modo intuye un ser de vida y conflicto similar al suyo. Una criatura que busca la muerte.
Cuando conoce a Buffy su relación es más profunda desde el inicio. Buffy es todo lo que fueron las otras dos, es lo que él desea como vampiro. Es fuerte, ingeniosa en la pelea, un digno rival. Además no lo teme, lo busca ella a su vez. Habla con él. Y es humana, caliente, viva, con alma. Tiene que brillar para él como una estrella. Se alía con ella, estableciendo una comunicación, una relación más allá del combate (el sexo) inmediato. Desde el punto de vista de la experiencia de Spike con las cazadoras, ésta es una relación “de novios”, que se conocen y se acercan poco a poco. Y para Spike ya nada volverá a ser lo mismo. Está tocado, ha encontrado sin saberlo lo que será su obsesión, su finalidad, su amor, su perdición como vampiro. A la tercera cazadora Spike desea amarla. Y entregarse a ella.

Quizás para que lo mate, por supuesto. Y de algún modo ella lo hace. Ella también lo detiene. Buffy mata lo malvado que hay en él, mata al demonio, lo hace perder poder. Spike cambia por amor a ella. Porque quiere estar con ella y Buffy no puede estar con un monstruo asesino. Porque necesitaba desesperadamente detenerse, descansar. Cambiar. Porque William le quema por dentro y hace renacer todo lo humano que le quedaba, capacidad de admiración, de amor, de cuidado, de protección. Heroísmo, redención, deseo de la luz. Y esa luz él la ve con el  rostro de Buffy Anne Summers.