4X06 Wild At Heart

4X06 Wild At Heart


Written by: Marti Noxon

Directed by: David Grossman

Original on air WB 09/11/1999


 


Resumen


por demonio

Llega a Sunnydale un nuevo grupo musical, con una cantante peculiar:  se llama Veruca y es una mujer lobo. Inmoral y muy segura de si misma, la joven parece decidida a llevarse a Oz abusando de su instinto animal incontrolable las noches de luna llena, y de amoldarlo a su forma de ver la vida, libre y salvaje. Oz no puede resistirse a una hembra de su especia mientras está transformado, y llega a hacerlo con ella, pero  sufre mucho por ello siendo humano de nuevo. Veruca llega a atacar a Willow,  y Oz tiene que luchar con ella.

El joven se marcha porque teme no ser dueño de sus actos, ni de su persona, y considera que es un peligro también para Willow. Parte en busca de respuestas y la manera de solucionar su problema y poder estar con ella, y Willow queda sola, destrozada por la pena de perderlo.




Comentario

por Ehiztari

Finalmente un buen capítulo. Un gran capítulo, en realidad, de los que tienen el sello inconfundible de la factoría Whedon: el bien contra el mal; el deseo y la pasión frente a la razón y el sentido del deber; la culpa, la lucha por superar el mal inherente a nuestro ser; el animal acechando y el hombre intentando, casi infructuosamente, mantener las riendas de su vida.

Es el capítulo de Oz y desgraciadamente, será también casi su despedida de la serie. Oz, tan callado y casi siempre en segundo plano, nos ha pasado casi desapercibido y eso es, sin duda, una gran injusticia, porque es uno de los grandes, grandes personajes de la serie ¡Qué gran tipo! “Eres un tío guay”- le decía en tiempos pasados Xander y probablemente se quedaba corto. Su conflicto, sus silencios, su limpio y entregado amor por Willow, su honesta forma de ser, su claridad moral muestra su verdadera talla humana. Y sobre todo Oz se afianza como héroe precisamente cuando se enfrenta a su bestia interior. Oz, en contraposición con Veruca, tiene muy claro que no va a ceder al impulso de su naturaleza, y se autoimpone unos límites que no traspasará; pero, igual que Veruca, tendrá que acabar reconociendo que el lobo no es algo de tres días al mes, controlable y accesorio; no, el lobo es él; está siempre en su interior y su gran lucha tendrá que ser asumirlo y aprender a vivir con él. (Y yo me quedo con ganas de saber más sobre el camino que Oz va a emprender ahora. Seguro que su viaje -exterior y sobre todo el interior- proporcionaría magníficas historias)

Estamos por tanto, de nuevo, ante otro capítulo simbólico o metafórico, en el que bajo la lectura de cuento de terror se nos dicen muchas cosas y muy profundas sobre la naturaleza humana. Y, junto a Oz, Willow. Podría parecer que ya la hemos visto sufrir antes, porque Willow nos llega al corazón con tanta facilidad, es tan frágil, tan entusiasta, tan sensible que siempre pensamos que es transparente y que conocemos cada milímetro de su intimidad. (Como decía Angel de Buffy, “camina con su corazón expuesto y cualquiera puede hacerle daño”. Más aún que Buffy.) Pero el dolor de Willow por la ruptura con Oz no ha tenido ningún antecedente comparable. Oz era el sentido de su vida. Perderlo va a hacer que ella se derrumbe como vemos ya en este capítulo en que los sentimientos de la pobre pelirroja pasan por todos los matices: inseguridad, miedo, despecho, celos, ira, odio, vacío, dolor, inmenso dolor. (Desde luego, hay que subrayar las magníficas interpretaciones en este episodio tanto de Seth Green como de Alison Hannigan)

Después de tanta intensidad, decir que a Spike lo captura la Iniciativa o que Giles está muy gracioso en el Bronze… resulta casi superficial.

Para acabar, sólo una nota negativa: no me gusta la interpretación de Veruca: demasiado reiterativa y plana, solventando con un par de gestos y movimientos lentos lo que supuestamente debería ser sensualidad y, desde mi punto de vista, se queda en mera imagen estereotipada. Una pena, porque es la verdadera antagonista del episodio y necesitaba más magnetismo y presencia para romper la pareja de Willow y Oz y, seduciéndole, poner del revés todas las creencias de nuestro hombre lobo.


1 503
2 513