4X07 The Initiative









4X07 The Initiative


Written by: Douglas Petrie
Directed by: James A. Contner
Original on air WB 16/11/1999



Resumen


Spike ha sido capturado por La Iniciativa, el grupo de malos de esta temporada, al parecer militares que se entretienen capturando y estudiando a criaturas del submundo, y haciéndoles varias cosas terribles más. Spike despierta en una celda blanca, al parecer tras estar teniendo sueños eróticos con Buffy,  y sin saber dónde está, hasta que su compañero de al lado -un vampiro de la banda de Sunday-le informa de que les priva de alimento, luego les dan sangre drogada y experimentan con ellos en el laboratorio. Spike rápidamente deduce que la culpa de todo es de Buffy que ha encontrado financiación gubernamental ...en fin pobrín.

Spike consigue escapar de ahí, y va en busca de la Cazadora para matarla, de nuevo. Mientras, Buffy acude a una fiesta con Willow en un intento de que a la muchacha se distraiga del mal momento que pasa a causa de que Oz se ha marchado.. Vemos también a Riley en sus primeros intentos de ligar con Buffy, encantadoramente torpes.

Willow se marcha enseguida de la fiesta, triste y abatida y cuando llaman a la puerta de su dormitorio del campus vemos que es nada menos que Spike. Y tenemos en esta escena una de las mejores de toda la serie, y de todas las escenas de comedia que se han escrito jamás!. Imprescindible ver la, en serio. Spike intenta morder a Willow pero descubre que no puede hacerlo: le han implantado un chip que le provoca terribles dolores cuando intenta atacar a alguien. Ignorando lo que le ocurre, empieza a darle a la cabeza en plan gatillazo, porque eso nunca antes le había pasado ¡y es demasiado joven! Willow por su parte, insegura y deliciosa, se pregunta si la culpa no será de ella, al no ser el tipo de chica "que gusta a los vampiros". Normalmente a quieren "como amiga". Y claro, ella tampoco es Buffy y Spike venía a morder a Buffy, no a ella.... terminan consolándose el uno al otro, Spike diciendo a Willow lo atractiva que es para su sed de sangre y recordándole ¡delicioso! la ropa que llevaba puesta el año anterior, cuando la secuestró en la vieja fábrica. Willow le consuela diciendo que es igual de terrorífico, y que podían probar dentro de media horita... una escena absolutamente genial,, de antología total.

Al final Willow reacciona y le golpea con una lámpara, huyendo del cuarto. justo entonces aparece la iniciativa, con bombas de gas y toda la parafernalia militar, para recuperar a su Hostil 17 (Spike) y como también llega Buffy, se arma una buena bronca y la Cazadora, sin saberlo, es la que salva a Spike de volver al laboratorio.



Comentario

por Ehiztari

“Esta capítulo sienta las bases de toda la temporada”. Lo dice el guionista Doug Petrie en los comentarios del DVD y, por supuesto tiene, razón: Ya tenemos aquí al Big Bad de la temporada, descubrimos el secreto de la Profesora Walsh y de sus chicos y dos personajes masculinos presentes desde mucho atrás, Riley y Spike, dan un giro en su relación con Buffy para convertirse en fundamentales a partir de ahora. Como suele ser frecuente, estos dos personajes representan términos opuestos: el bien y el mal, la luz y la sombra, la honradez y la depravación. (Aunque, sólo mucho después nos enteraremos de que, como también es frecuente en las series de Whedon, las cosas tienden a resultar exactamente al revés de como parecen).

¿Seguís estando en contra de Riley? Es el héroe del capítulo y yo creo que está muy bien. Se comporta como el caballero andante que le  han enseñado a ser. El puñetazo a Parker quizá sea un poco obvio que está pensado para ganarse las simpatías del público femenino, pero demuestra que el nuevo enamorado de Buffy es diferente del ligón estúpido de Parker. (Demonio, por mucho que tú digas que Buffy no tiene motivos para lamentarse de esa historia y puedo estar de acuerdo contigo en que ella se lo buscó, eso no impide que Parker sea un cabrón sin paliativos que suelta un rollo falso para beneficiarse a la chica y luego la desprecia como el más asquerosos machista. Es un hipócrita, insensible y fatuo que encima va presumiendo de sus conquistas ante el primero que le pregunta. O sea, que ante mí, Riley gana bastantes puntos por ponerle con ese puñetazo en su lugar, es decir, en el suelo.)

Aparte de íntegro y honrado, Riley es un patoso que no sabe bailar y al que le cuesta acercarse a la chica que le gusta, pero lo suficientemente listo como para buscarse de aliada a su mejor amiga. Por cierto, encantadoras sus escenas con Willow. (Willow está genial en cada segundo que aparece en pantalla en este capítulo. Desde luego, Alyson le ha tomado la medida a su personaje y nos está ofreciendo magistrales interpretaciones. Para mi gusto, éste es el mejor momento de Will en la serie). Volviendo a Riley nos lo han presentado para ser el héroe de la temporada: fuerte, introvertido, honrado, con pocas habilidades sociales, un poco soso… ¿No os recuerda a Angel? Doug Petrie dice que es “nuestro Jimmy Stewart” y, desde luego, está claro que lo han dibujado para encarnar al perfecto novio de Buffy (“normal” y todo). Quizás un poco monolítico y obvio (lo que también pasaba con Angel), pero ya evolucionará y adquirirá facetas más sombrías.

Y frente a Riley, Spike.

Parker es un capullo, pero Spike es un sinvergüenza. (No hay que decir que odio a los capullos, pero los sinvergüenzas me parecen muy atractivos). Un sinvergüenza muy humano que además es el otro héroe de acción del episodio. En su fuga de las instalaciones de la Iniciativa, una escena de película de aventuras casi a lo Indiana Jones, despliega inteligencia, agilidad, fuerza,… y pocos escrúpulos. Spike es un superviviente nato que utiliza para conseguir sus propósitos lo que sea y a quien sea (el vampiro compañero de fuga, Harm,…). Es un hedonista apasionado que puede odiar a la cazadora y proponerse matarla en cuanto tenga oportunidad y puede también desearla en sus delirios (“Más suave, cazadora…”). Spike es inteligente y manipulador y, en cuanto está libre, vuelve a engatusar a Harmony para abandonarla otra vez en cuanto ha satisfecho su desbordante lujuria. (Igual que Parker, vamos; sólo que la relación entre los dos no se basa en el engaño.) Spike es… intenta ser.. el Malvado que acabe con Buffy, pero pronto se dará cuenta de que las cosas han cambiado radicalmente para él. Ha pasado a la Reserva en las filas del mal y más vale que afronte su jubilación buscando nuevas actividades, porque eso ya no tiene vuelta atrás. Pobre. Impotente.

Y ahora es cuando todos ponemos una sonrisa, porque, por si algo faltara a este gran capítulo, tenemos también la guinda, una verdadera delicatessen: el ataque a Willow. Deliciosa.

Esa escena es la prueba (una de las pruebas) de la genialidad que rebosa Buffy cazavampiros. Empieza como una violación y acaba como una tierna escena de comprensión conyugal. Nos cuentan una cosa (un vampiro que muerde a una chica) y TODOS entendemos otra, mucho más divertida y humana. Y sobre todo, es el mundo al revés: el malo, que da pena; la víctima, consolándole y animándole a que no se desanime y vuelva aprobar y, de remate, AB-SO-LU-TA-MEN-TE-GE-NIAL, el malo, a su vez, reconfortando a la insegura y deprimida víctima, diciéndole que, por supuesto, le encantaría matarla, que es una apetitosa tentación en la que siempre ha pensado y para nada un segundo plato. (Miente. Él venía por Buffy. Claro que también es cierto, que Spike no rechazaría ninguna chica). Y además, son deliciosos los dos, tanto Willow como Spike. Y de nuevo entrevemos una de esas facetas impensables del “malvado” Spike que le humanizan, lo hacen tan simpático y descolocan por completo los roles presupuestos en la serie. 

1 1168
2 708