4X10 Hush

4X10 Hush


Written By: Joss Whedon

Directed By: Joss Whedon

Original on air WB 14/12/1999


 


Resumen


por demonio


Estupendo capítulo donde a causa de la llegada de unos extraños demonios, Los Caballeros, todos en Sunnydale pierden sus voces y deben intentar solucionarlo todo en silencio. El episodio en sí es de esos experimentos que a veces salen fenomenal, y con todo que los personajes se ven incapacitados para hablar, avanzan en las relaciones de manera increíble y se dicen sin palabras muchas cosas que han sido incapaces de expresar cuando tenían voz. Por ejemplo, vemos en este capítulo claramente  la atracción de Willow y Tara y lo bien que se compenetran como pareja cuando juntas y cogidas de la mano aúnan sus fuerzas mágicas para atrancar la puerta con una enorme y pesada maquina, vemos que Xander quiere a su modo a Anya cuando  el pobre Spike que está recogiendo algo del suelo como un niño bueno y Xander entra y cree que está inclinado sobre Anya para morderle y el chico le mete una tunda (inmerecida) para "salvarla", vemos en las calles el primer beso de Buffy y Riley, que no se habían decidido todavía a darse...

También tenemos escenas divertidas y geniales, como un Xander sin voz intentando llamar por teléfono a Buffy mientras Spike le hace el famoso gesto obsceno británico de levantarle dos dedos como diciéndole "tú eres tonto",  o el gesto procaz en su inocencia de Buffy agitando la mano para dar a entender cómo matar a los Caballeros (clavándoles una estaca) que tanto Xander ¡como Giles! malinterpretan de inmediato.

Y destacar que en este episodio Riley y Buffy se encuentran cara a cara intentando detener a los caballeros, él como soldado de la Iniciativa, ella como La Cazadora, y así se desvela su secreto mejor guardado.

Los caballeros aterradores por completo, y el modo en el que atrapan a siete personas para arrancarles sus corazones mientras no pueden gritar absolutamente terrorífico, un estupendo trabajo de diseño y maquillaje. la banda sonora del episodio también es perfecta, y absolutamente adecuada para representar cada acción que transcurre ante nuestros ojos. Una pequeña joya del buffyverso sin ninguna duda.






Comentario

por Ehiztari


Hush es uno de esos capítulos de BTVS con merecida fama por lo arriesgado de su apuesta: hacer un episodio prácticamente sin diálogos. Desde luego es original, pero personalmente creo que los hay mejores, cualquiera de los que se adentran en el conflicto de un personaje y profundizan en sus dilemas morales o sentimentales (como Corazón salvaje, el de la despedida de Oz, por ejemplo). En cualquier caso, es un buen capítulo, basado en una original premisa que introduce la Profesora Walsh en su clase (¿Os habéis dado cuenta de que Walsh empieza a ser una especie de resumen teórico al principio de los capítulos para plantear lo que se va a desarrollar después. Lo hizo también en Beer bad hablando del Ello y la satisfacción de los deseos más primarios) En este caso, Walsh plantea que comunicación y lenguaje no es lo mismo. Es exactamente lo que se nos dirá a lo largo del capítulo. Cuando los Caballeros roban la voz de los personajes, es precisamente cuando éstos empiezan a comunicarse de verdad: ¿Hay cosa más tierna que los gestos cariñosos con que Giles recibe a Buffy y a Willow?

Pero sobre todo, es el capítulo en que Riley y Buffy se encuentran frente a frente y se ven obligados a revelar al otro su secreto. (Sin embargo, al final, cuando recuperan la voz, de nuevo no saben por dónde empezar a hablar). Es también el capítulo en que Tara y Willow encuentran su unión en la magia y establecen un lazo que ya no se romperá salvo con la muerte. Incluso Xander y Anya, discutiendo al principio del capítulo, cuando ya no pueden hablar, se reconcilian en el abrazo de Xander al comprender que ha malinterpretado la posición de Spike arrodillado junto a su novia (previa paliza a Spike que, como siempre, es el que paga todos los platos rotos).

En relación con Spike, se sitúan las escenas más graciosas del capítulo: la discusión sobre dónde ubicar al “trasto molesto” que es cuando Giles quiere deshacerse de él ante la proximidad de una visita femenina; sus problemas de convivencia con Xander en el sótano (Que Xander lo ate a la silla cuando se va a dormir es claramente excesivo, así que considero que se merece el gesto que le hace Spike cuando, además, Xander le echa la culpa de su mudez repentina); por supuesto,  la mencionada “confusión” que provoca al arrodillarse para buscar algo junto a Anya, que descansa sobre el sofá; Una lástima que no estuviera en la reunión de los scoobies donde Buffy propone, de forma tan gráfica, cómo matar a los nuevos monstruos. Seguro que el rubio oxigenado, aun sin voz, habría sabido dar algún matiz nuevo a la situación.

Pero, de todas formas, mi escena cómica preferida se la adjudico a la Profesora Walsh, cuando señala el letrero a Riley, que ha estado a punto de morir gaseado en el ascensor por no superar la prueba de reconocimiento de voz: “En caso de emergencia, usar la escalera”. Buenísimo.

Y también es magistral el diseño de este capítulo, con unos de los monstruos más inquietantes y originales de toda la serie: Los Caballeros, tan ceremoniosos y decimonónicos, máscaras parsimoniosas que se deslizan en el aire con su cohorte de esclavos deformes, son realmente terroríficos. Igual que el hecho de quitar la voz a sus víctimas, la ceremonia con que esgrimen el escalpelo que arranca los corazones de los siete jóvenes, el sueño profético de Buffy con su clima misterioso de cuento de hadas, la ambientación de relojes, campanarios y niebla… Realmente bueno.


1 921
2 688