4X19 New Moon Rising








4X19 New Moon Rising


Written By: Marti Noxon
Directed By: James A. Contner
Original on air WB 02/05/2000



Resumen


El regreso de Oz a Sunnydale pilla a todos desprevenidos, en especial a Willow que apenas empezaba a rehacerse de su partida. El joven ha conseguido dominar al lobo que habita en su interior, incluso si es luna llena, y parece que pretende regresar junto a su novia Willow. Pero ella está ya enamorada de Tara, y al oler a Willow en las ropas de la bruja rubia, Oz  se descontrola y la ataca en la universidad.

Es capturado por la Iniciativa, y los scoobies tiene que recurrir a alguien que conoce cómo entrar, Spike, parar ir a ayudar a Oz.

El final del episodio es la triste marcha definitiva de Oz del lado de Willow, y de la serie.  Y la elección definitiva, en la bonita escena final de las velas, de Willow por Tara.





Comentario

por Ehiztari

Llegó el momento de las cartas sobre la mesa, en que los personajes deben definirse: “¿Por qué ahora” se pregunta Willow, entre dos amores. ¿Por qué elige Oz para regresar el momento en que ella ha rehecho su estabilidad emocional gracias a la dulzura de Tara? Podría parecer un poco egoísta por parte de Willow, que tiene la inmensa suerte de tener a su lado dos personas excepcionales que coinciden en que lo que más les importa es que ella sea feliz. Pero en realidad, creo que lo que  Willow lamenta es que, haga lo que haga, alguien saldrá herido. Triste y cruel, pero también hermoso, como la despedida de Oz al final del capítulo. El peor parado sin duda ha sido Oz, que regresaba después de haber aprendido a triunfar de sí mismo, pero que ha llegado a un sitio donde ya no hay lugar para él. Y Tara, que daba por supuesta su postergación al papel de “amiga” será quien sorprendentemente se quede ya para siempre junto a Willow en esta nueva etapa de su vida.

Es también el momento en que Willow, por primera vez, confiesa a Buffy la verdadera naturaleza de su relación con Tara, algo que por cierto, deja del todo descolocada a la cazadora.  Pero es que ella también tiene cosas que poner sobre el tapete. Tiene que contar a Riley su pasado con Angel, algo de veras difícil por diversos motivos: porque la comunicación con Riley nunca ha sido (ni será) fácil y entre ellos siempre han existido demasiados secretos. En parte porque (segundo motivo) Riley, en su mundo en blanco y negro, aún no imagina que existen “distintos grados de maldad”, como le recrimina Buffy. Pero la verdad es que Riley hace un largo recorrido en este capítulo, pasando de su eslogan maniqueo (“Demonios malos; humanos buenos”) a reconocer en Oz el hombre lobo al amigo, para finalmente jugársela por salvarlo y ser capaz de escuchar a Buffy que ahora sí podrá contarle una historia de vampiros.

Y el tercero que tendrá que definirse es Riley. Pero Riley llevaba ya muchos episodios nadando entre dos aguas y cada vez menos convencido de las excelencias de La Iniciativa. Como confiesa, casi ha sido un alivio tomar partido de una vez con “su novia la cazadora y su pandilla de frikis”. Se ha convertido en "un anarquista" y eso le permite lanzar finalmente un suspiro de alivio. Como el (poco creíble) puñetazo a su superior con que se despide de las instalaciones militares.

Por allí andaba también Spike, en su papel más característico: tramposo malvado y embaucador. O sea, un encanto.

1 505
2 568