4X20 The Yoko Factor

4X20 The Yoko Factor



Written By: Doug Petrie

Directed By: David Grossman

Original on air WB 09/05/2000


 


Resumen


por demonio


Divertido capítulo con un Spike malaleche en estado puro, hundiendo en la más absoluta miseria a todos los integrantes de la pandilla, uno a uno. Aliado por conveniencia con Adam, que le convence con un apasionado discurso y la promesa de retirarle el chip de la iniciativa, Spike se dispone a dejar a la Cazadora como desea su nuevo "jefe": sola por completo. El sabe que  mucha de la fuerza y los recursos de Buffy reside en que está rodeada de amigos, y familia, como dice ya en la segunda temporada. Por lo que procede a alejar a todos de ella. Y ya que no puede atacarles con sus manos o colmillos, lo hace con sus maledicentes palabras.

impagable la escena de Spike hundiendo a Giles, que acaba cogiendo una cogorza de las que hacen época, el modo cómo hace creer a Xander que sus amigas cuchichean de él a sus espaldas menospreciándolo, o que los demás, no aceptan la relación de Tara y Willow, esas "cosas de brujas".

Cuando Buffy llega a casa e Giles se encuentra con un muro de maledicencia, rabia contenida, envidias y cosas desagradables que todos habían callado, y se da cuenta de que tendrá que ir ella sola a enfrentarse con Adam. Al final del capítulo vemos que para más inri, Riley también tenía un mecanismo oculto que lo hace obedecer al ciborg.



Comentario

por Ehiztari


¡Qué cacho cabrón y qué listo es Spike! Con su inteligencia retorcida de bicho malo, su inigualable percepción de los más recónditos sentimientos de los otros y su maestría para usar la palabra justa, la que haga más daño en el momento de más vulnerabilidad, en cuanto se lo propone, el vampiro dinamita el grupo de los chicos buenos y se los sirve en bandeja a Adam, dejándolos listos (y desunidos) para el Apocalipsis. Destroza la autoestima de Giles abocándolo al alcohol y la auto conmiseración; ahonda  en el complejo de inferioridad que Xander siempre tiene a flor de piel (eso era fácil); descubre, fijándose en un gesto casi imperceptible,  la relación lésbica entre Tara y Willow y lo utiliza para sugerir a la susceptible pelirroja rumores y críticas a sus espaldas… Apenas unas palabras “casuales” y Spike, el mago del lenguaje y de las insidias, los pone a todos contra todos. Por mucho que él diga que la disolución de los Beatles era inevitable aunque todos echaran la culpa a Yoko, me parece innegable que aquí Spike, más que una ayudita, les da un empujón brutal hacia el abismo de la disensión, aunque ellos tuvieran ciertas papeletas para encaminarse hacia allí.

De hecho, este episodio parece anticipar las fisuras que se abrirán en temporadas posteriores entre los scoobies. Y es sintomático que sólo permanezcan inmunes la otra bruja y los dos demonios, quizás porque al ser recién llegados, aún tampoco están tan unidos al resto. En efecto, allí que vemos a Anya, aburrida, y a Tara, calladita, esperando a que acaben de tirarse los trastos a la cabeza. Como en otro sentido, también se mantiene incólume Spike, el catalizador de los malos rollos, expectante para sacar provecho de ellos. En su descargo habrá que decir que lo hace por conseguir algo vital para él. No olvidemos cómo Adam consiguió toda su atención cuando le dice que le comprende y que le va a ayudar a liberar su naturaleza salvaje ahora aprisionada por el chip.

Spike demuestra cómo entiende a la perfección la situación frente a la ceguera de los prepotentes militares. Participa, pues, también, de lo que será el tema de la temporada: la victoria de la magia sobre la ciencia, si sustituimos en el caso de Spike “magia” por percepción, instinto, “humanidad” por paradójico que pueda parecer en su caso, frente a tecnología. Esta contraposición se manifiesta en una de las primeras escenas cuando el oficial al mando de La Iniciativa dice sobre Buffy “Es sólo una chica” y Spike, en la siguiente escena, con una percepción mucho más ajustada a la realidad, desmiente: “Es mucho más que eso. Consigue acabar con todos los malvados apocalípticos que han pasado por aquí. Y sus amigos la hacen invencible” (Otra idea que desarrollará el propio Spike en FFL)

En definitiva, la idea del episodio es original y malévola y Spike la lleva a término con precisión poética.

1 504
2 809