5X15 I Was Made to Love You









5X15 I Was Made to Love You


Written By: Jane Espenson
Directed By: James A. Contner
Original on air 20/02/2001



Resumen


Una extraña chica ha llegado a Sunnydale, buscando de manera obsesiva a su novio. Lo que pude parecer una simple pirada termina revelándose como un robot: el juguete que un tal Warren se ha hecho, para tener la novia perfecta para cualquier  imbécil: mona, sumisa, tonta y obsesionada por servirle. Una geisha esclava, vamos.

La chica robot se cuela en una fiesta universitaria donde está  Spike echando unas cervezas y pasando celos por Buffy. Tras decirle que si lo quiere fuera de la ciudad agarre su caliente cuerpecito y lo saque ella, la ve tantear con Ben, candidato a tercer novio cabezón y aburrido de Buffy en la serie. Para darle celos, con hábil estrategia de mocoso de doce años, le dice algo inconveniente a April, la chica robot, y ésta lo catapulta a través de la ventana. Por suerte también estampa a la boba de Buffy, con lo que nos damos cuenta de que desde luego no es una chica normalita cualquiera. Más adelante vemos que Spike aprovecha la situación para intentar al menos darse un desahogo: encarga a Warren una Buffy de juguete para él., Buffybot, que tendrá importante papel en la serie hasta la sexta temporada.

En principio parece un capítulo aburrido y de relleno, aunque al final, cuado el robot "muere" vemos a Buffy reflexionando, que ya era hora, sobre si merece la pena intentar agradar a u posible novio hasta el punto de ser idiota y menoscabarse como persona. Quizás también se de un poco cuenta de  la posición inferior y triste en la que se encuentra alguien que se mueve por amor, y que no es correspondido como Spike, no lo sé.

Justo al final del capítulo Buffy regresa a casa y encuentra a su madre, Joyce, muerta en el sofá de la sala.





Comentario

por Ehiztari

Me parece que el capítulo reflexiona sobre las relaciones amorosas de una forma un poco desengañada pero con bastante "realidad". Buffy está desesperada por la marcha de su vida afectiva: sus parejas, “las buenas”, acaban huyendo de su lado. La otra opción es... ¡Spike!, tan asqueroso que le parece aún peor (Ay, bonita, tardarás casi tres años en comprender que "ese horror" es lo mejor que va a pasar por tu vida). Así que decide cambiar de táctica: a partir de ahora va a dedicar menos tiempo a “su profesión” de cazadora, va a reírle las gracias a cualquier chico interesante,... es decir, adoptará el papel de chica que supuestamente gusta a los hombres: sumisa, “divertida”, dedicada a él hasta subordinar su vida a la de su pareja, halagadora del ego masculino... Es decir, decide algo así como adoptar la programación que Warren ha insertado en April.

Pone manos a la obra en el Bronze y... se encuentra con dos opciones: Spike y Ben. En buena lógica, despide con cajas destempladas a Spike (novio no aceptable, caca) y coquetea con Ben halagándole, riendo sus chistes malos... vamos, al más puro estilo de “caza y captura” de novio deseable. Pero el tema se centra rápidamente en Warren: Warren que se fabrica su chica exactamente a su gusto: sexualmente complaciente, carente de vida propia, que le idolatra. La novia perfecta, que, sin embargo, acaba aburriéndole. Cuando aparece Katrina, Warren se desentiende de April, pero su forma de tratar a Katrina deja también mucho que desear: le impone lo que van a hacer, no le da ninguna explicación, le ordena que se calle... Warren es un machista impresentable que –yo me alegro mucho- pierde a sus dos “mujeres”. April es destruida y Katrina le abandona , como no podía dejar de ocurrir.

Buffy aprende la lección en cabeza ajena y al final del capítulo llama a Ben para cancelar su cita, lo que yo interpreto como que ha decidido ser ella misma y estar a gusto consigo misma en vez de pretender gustar a nadie a cualquier precio. Bien por Buffy. Spike también aprende otra lección: pueden fabricarse complacientes esclavas sexuales con la apariencia deseada. (Mal por Spike, pero es que lo suyo es una tontería más en su largo camino de despropósitos. Ya aprenderá él también que los sucedáneos no suelen garantizar la calidad del original y acabará hastiado de la complaciente Buffybot)

Moraleja: amar a alguien es aceptarlo tal como es. Hacer un amor “a medida de la demanda” es en realidad una falsificación: renunciar a la propia personalidad o engañarse con algo que no es real. En cualquier caso, indigno y a la larga inútil.

1 456
2 420