6X11 Gone

6X11 Gone



Written By: David Fury

Directed By: David Fury

Original on air UPN 08/01/2002


 


Resumen


por demonio


Buffy y Willow están haciendo limpieza de la casa, sacando todo lo que pueda relacionarse con la magia, incluso las más sencillas velas. Buffy encuentra el mechero zippo de Spike en el sofá y se lo guarda en el bolsillo. Esa misma mañana a plena luz del día el vampiro aparece a buscarlo, cubierto con su manta. Está claro que piensa pasar un buen rato con Buffy, que finge como siempre ser renuente pero coquetea con él en la cocina. Por desgracia los interrumpe la llegada de una señora de los servicios sociales. Viene a investigar en qué tipo de familia vive Dawn. Tras unas cuantas situaciones divertidas y equívocas, la señora se marcha convencida de que la casa Summers es un desastre. Spike intenta hablar (y otras cosas es de suponer) con Buffy pero ésta la paga con él y le dice que se marche. Spike mete la mano en el bolsillo de Buffy, recupera su mechero y sale airadamente de la casa.

Después, Buffy se vuelve invisible tras ser disparada con un extraño artilugio por el Trío.  Tras unas cuantas travesuras, por supuesto le falta tiempo para ir a la cripta de Spike a disfrutar de nuevo de las atenciones sexuales del vampiro. Spike al principio cree que es un fantasma, pero la reconoce  cuando le desabrocha la camisa y empieza (al parecer) con los pantalones. En una estupenda escena en la cripta, Spike, tras librarse disimulando como puede de Xander que va buscando a Buffy, le dice entre otras cosas que no la quiere así y que se marche: él la quiere completa y entera, no como un fantasma que se esconde tras su invisibilidad como si así no fuera ella la que está en su cama. Aunque Buffy se queda un rato más por culpa de las "trampas" que le hace a Spike, luego se marcha, caminando invisible por las calles. Pero el peligro es mayor del que ella cree: sus amigos descubren que si permanece en ese estado mucho tiempo, la cosa puede terminar muy mal. Finalmente con ayuda de Willow consigue volver a la normalidad, al menos en cuanto a ser visible.




Comentario

por Ehiztari

Un monumento a la frikidad, con los tres malos más patéticos y originales y una trama, la de la invisibilidad, tópica y tonta hasta decir basta, pero, qué queréis, me encanta este capítulo.

Empieza de forma estupenda ya antes de los títulos de crédito con la “limpieza” de las cosas de magia de Willow y Buffy diciendo que son peligrosas porque pueden hacerla recaer en su dependencia y eso sería muy malo y... entonces se encuentra el encendedor de Spike. Llevan varios capítulos haciendo esto y cada vez me gusta más. Qué forma de decir tanto sin una sola palabra. Sólo con miradas, asociaciones, objetos... nos llevan directamente a la mente de la reprimida Buffy. Aunque quiere ocultar a toda costa a los demás lo que está viviendo, sin embargo, los espectadores podemos leer en ella como en un libro abierto, sin que nunca diga nada.

Luego tenemos la descacharrante relación entre el Trío, que parecen iguales, pero ya se está viendo que de eso, nanay. Warren, es el más listo (tampoco tiene mucho mérito) y se empieza a dibujar como el mal bicho que pronto nos demostrará que es. Engaña, miente, desprecia a Jonathan, utiliza a Andrew... Andrew es un infeliz, sin un átomo de personalidad y Jonathan (¿qué haces con esas compañías, Jonathan?) sigue siendo un cacho de pan, preocupado muy seriamente porque sus armas puedan hacer pupa a la cazadora y diciéndole a Warren que haga el favor de llamarle para avisar de los problemas que puede tener.

Tras los títulos, una escena magistral de comedia: Buffy y la señora de Servicios Sociales. ¿Cómo pueden salir tantas cosas mal y/o meter tanto la pata en tan poco tiempo? Buffy debería dar clases de esa asignatura. Que no es que Dawn llegue siempre tarde al insti, sino que sólo ha sido una mañana un poco difícil, que si un chico raro que está allí no es su novio y no duerme en la casa, a pesar de andar con una manta a todos lados, porque va a ser que tiene problemas de seguridad, que Buffy no miente cuando dice que Dawn y ella viven solas, aunque inmediatamente se oye la voz de Willow diciendo que se va a la cama, pero que, de ninguna manera es que tenga una relación con una mujer, aunque, por supuesto ella no está en contra de esas cosas, y que la hierba que está en bolsitas en el salón, desde luego no es lo que parece...
Si no es por la “ayuda” del Rayo invisibilizador, Dawn dormía al día siguiente en una casa de acogida.

Todo ello aderezado con las tres escenas de babeo absoluto con Spike: primero cuando entra en busca de cariñitos y Buffy lo recibe como la cara de sargento de siempre, pero en cuanto se le acerca, se derrite. Hasta que llega Xander diciendo a Spike que deje de intentarlo con Buffy porque nunca tendrá ninguna posibilidad ya que con él sólo estaría una idiota como Harmony o un pirada como Drusilla. "¡Hey!"- acaba protestando Buffy. Y la mirada silenciosa de Spike midiendo de arriba abajo a Xander parece que está calibrando cuánta estupidez puede caber en una figura humana. En segundo lugar, cuando le saca el mechero del bolsillo del pantalón, con esa cara de enfado y Buffy a punto de deshacerse. Finalmente, por supuesto, la escena en la cripta. Recuerdo que me partí de risa cuando Xander le pilla “haciendo ejercicio” (– “¿Desnudo?” /- “La inmortalidad no es excusa para no mantenerse en forma”).

Y también el desenlace en la sala de juegos es descacharrante. ¡Buffy acaba de encontrar su “Archinemesisis”! El mundo tiembla...

1 729
2 931