7X15 Get it Done



 

7X15 Get it Done


Written By: Douglas Petrie

Directed By: Douglas Petrie

Original on air UPN 18/02/2003




Resumen

por demonio


Buffy enseña al director Wood cómo van los preparativos de sus fuerzas, las chicas entrenando en el patio, y Spike que lucha de su lado. Cada vez está más claro que Wood va a hacer alguna contra Spike. Esa noche encuentran a una de las chicas potenciales colgada en su cuarto: se ha suicidado. Buffy la entierra en soledad, y posteriormente tiene una fuerte charla con las demás recriminándoles e intentando que reaccionen y tengan valor, muy al estilo de Buffy, o sea sin ninguna mano izquierda. Termina insultando a Spike y diciéndole que lo prefería cuando quería matarla. Pobre Spike. Suponemos con gran maga ancha que ella quiere decir que necesita un Spike fuerte y salvaje a su lado.

Por medio de un extraño aparato de sombras chinescas encontrado en el maletín de trabajo de la cazadora Wood. Es Buffy se ve transportada a un mundo primitivo donde al parecer empezó su linaje, y conoce a los antecesores del consejo de vigilantes. Esto curiosamente ocurre en una especie de África. Los brujos o vigilantes del pasado le explican que cogieron a una chica y le metieron dentro un poder de demonio, para que luchara contra ellos. Lo que Spike ha sabido desde el comienzo, vamos. Buffy muy indignada por lo que considera una violación de esa primera cazadora, lucha contra ellos impidiéndoles que le metan más poder de demonio a costa de su humanidad.

Entretanto, un demonio enorme de verdad ha cruzado el umbral a cambio del vacío que deja Buffy en su dimensión, y ataca a todo lo que se mueve. Da una buena paliza a todos, especialmente a Spike. Pero Spike es mucho Spike y obviado las vergonzosas burlas de Kennedy acerca de que el demonio le ha pateado el culo, Spike sale en busca del monstruo. Recupera su abrigo en el instituto de Sunnydale y localiza al demonio, y ¡por fin! tenemos a Spike de vuelta, aullando de gozo de tener una buena pelea. Y echándose un cigarrito, al finalizar. Spike mata al demonio y lo lleva a la casa Summers justo a tiempo para echarlo al portal, y Buffy reaparece.

Pero no ha sido un buen viaje para Buffy. Quizás sí tenía que haber aceptado más poder a costa de lo que fuera... lo que los vigilantes negros la han hecho ver la ha dejado sumida en la confusión y el temor. Cientos, miles de turok han, un ejercito preparado ya en las entrañas de la tierra listo para atacarles.


Comentario

por Ehiztari


De este capítulo me gusta la escena en que las sombras chinescas de las marionetas heredadas de Nikki reproducen la historia de la Primera Cazadora. Me parece muy simpática la integración en el equipo de Andrew, el “visitante forzado” al que le salen de cine los pasteles. Por supuesto, el enfrentamiento de Spike con Wood primero en su cara a cara de monosílabos y después cuando el vampiro pasa ondeando el mítico abrigo “de Nueva York” ante las narices del director. Me gusta también la simpática escena de Anya, una chica que “tiene hambre”, flirteando penosamente con un Spike que sólo busca un paseíto y alcohol.

Cerrado el capítulo de lo positivo, pasamos a lo que me repatea: los entrenamientos de las potenciales y la injustificada y dictatorial y marimandona Kennedy alias “sargento de hierro”.  Las arengas de Buffy. Van ya unas cuantas y las que nos quedan. Son tópicas, lentas y tienen ese tufillo de “Atención: la súper líder nos va a revelar la verdad”. Argghhh. Rollo. Dawn ha asumido el papel investigador e intelectual de Giles. Pues fueno, pues fale. Algo tenía que hacer la chiquilla. Pero eso de que de la noche a la mañana la criatura traduzca sumerio de seguido (es un ejemplo), pues como que no me lo creo. Y, claro, prefiero mil veces al Vigilante. El suicidio de Chloe y el Primero, bajo su aspecto, amedrentando al resto de las chicas. Ya visto, ¿no? El tema del poder femenino. Vale el eficaz símbolo de Buffy rompiendo el báculo del patriarca y tal, pero el tema en sí es una de las docenas de cosas que no me creo, y que, además, me molesta por sexista, injustificado y, sobre todo, porque quita relieve a otros personajes y conflictos que me interesan mucho más (Spike, claro). Y, además, porque su plasmación en las insoportables potenciales y las no menos pesadas arengas de Buffy me aburre, me aburre, me aburre. Y me irrita.

No tengo opinión sobre la injusta reprimenda de Buffy a Spike reclamándole que vuelva a ser el vampiro asesino de antaño. Quizás Buffy, como comandante en mitad de una guerra, tiene parte de razón y la escena proporciona un momento de tensión entre los dos protagonistas muy interesante, pero creo que no choca con el babeo de la cazadora por el vampiro en capítulos anteriores. Es un cambio demasiado drástico. El guionista de este episodio se ha centrado en la Buffy líder y se ha olvidado de la Buffy mujer, mucho más interesante. Y además, me parece excesivo e injusto lo que le dice a Spike.

El argumento de intercambio en el portal (Si Buffy entra, sale un demonio. Para que Buffy pueda salir, éste ha de ser “devuelto”). Es una mera excusa para introducir la pelea y el monstruo de la semana, pero su explicación es un tanto tonta y precipitada, ¿no?

Kennedy descubre el poder de Willow y queda trastornada. La idea es interesante, pero a estas alturas que una potencial, por muy amante de la brujita que sea, no se haya enterado de qué va el juego me importa más bien poco. Porque las potenciales en bloque me importan un rábano y porque la relación entre Willow y Kennedy es la de menos química que se haya visto jamás en el buffyverso. Menos que entre Snyder y Spike, por ejemplo.


1 636
2 519