2X15 Phases




2X15 Phases



Written by: Rob Des Hotel & Dean Batali

Directed by: Bruce Seth Green

Original on air WB 17/01/1998




Resumen

por demonio


Un licántropo anda suelto en Sunnydale, Buffy y sus amigos intentan averiguar de quién se trata para detenerlo. Por desgracia para el licántropo, también ha llegado al pueblo un repugnante cazador  de hombres lobo.

En principio los scoobies sospechan de Larry, el matón bruto del instituto, pero éste, al ser interrogado por Xander, sólo escondía un secreto inofensivo, que es gay. Saca la conclusión de que también Xander y se queda todo contento.

El hombre lobo que van buscando resulta ser Oz. Mientras el chico intenta explicárselo a Willow, se transforma, y huye hacia el bosque- Por suerte Buffy puede impedir que el cazador lo mate, y le disparan con un dardo tranquilizante para animales. Willow y Oz deciden seguir con su relación pese a este "pequeño" inconveniente. Al fin y al cabo ella también tiene varios días al mes en los que está inaguantable...



Comentario

por Ehiztari


Este es el capítulo de Oz. Supone la incorporación de un nuevo elemento para la banda: el hombre lobo. Ahora que Buffy ha dejado de tener un novio vampiro, Willow se nos echa un hombre lobo, vamos, que parece tradición un monstruo infiltrado entre los scoobies.

El capítulo empieza con una escena de esas que sólo puedes esperar en BTVS. Oz mirando atentamente el trofeo de la animadora donde está encerrada la bruja madre de Amy y diciendo que parece que te mira en cualquier posición en que te coloques. ¡Eso es humor del negro y atar detalles de un capítulo a otro! Además de presentar la idiosincrasia de Oz: observador, inteligente, callado y pacífico. Y, dado que en el próximo capítulo, reaparece Amy, quizás sea una forma de recordarnos su historia. O sea un pequeño detalle anecdótico que mata muchos pájaros de un tiro. También se llama inteligencia.

Otra muestra de lo mismo. En el gimnasio, Larry lleva una ostentosa venda y afirma que le ha mordido un perro. Oz se burla de él diciendo que a él también le mordió su sobrinito. Como Larry lleva unas cuantas escenas haciendo de cafre y machista, pensamos que o bien es fruto de una pelea o bien es un gallina que no aguanta una heridita de nada y por eso Oz se ríe de él. Después cuando Giles advierte de que el hombre lobo que está atacando en Sunnydale, seguramente ha sido mordido y ni siquiera sabe su condición, todos pensamos, claro, en la herida “perruna” de Larry. Sólo cuando al amanecer se despierta desnudo en mitad del bosque Oz y le vemos llamar a su tía y preguntarle si por casualidad su sobrino es un niño-lobo, sólo entonces comprendemos que la verdadera pista era el comentario de Oz. O sea, en BTVS te darán muchas pistas y te engañarán con todas. Las cosas nunca son como las piensas la primera vez ni la segunda. Y en cualquier caso, siempre lo tenías ante tus narices. Sigue llamándose inteligencia.

El capítulo deja un poco de lado la trama en que ahora estamos inmersos, la de Angelus, si bien él es pieza básica en la intriga al ser el verdadero asesino de la chica que todos creen víctima del hombre lobo, pero, en cualquier caso, sigue manteniendo un alto nivel de calidad y cuenta  con muchas escenas de gran finura psicológica. Por ejemplo, la patrulla nocturna de Giles y Buffy y las insinuaciones del odioso cazador sobre que a Giles le gusta “la carne fresca” o su insultante observación de que el bibliotecario “lleva muy bien el bolso”, sólo por ser galante y recoger el de Buffy. Otra de Giles: su firmeza ante Jenny Calendar que intenta acercarse de nuevo y él, sin embargo, se niega ante todos los scoobies alegando que tiene trabajo con Buffy.

O el abrazo entre Xander y Buffy en el tanatorio, después de que la chica asesinada se levanta como vampiro para darle “saludos de Angel” a la cazadora. Muy bien Xander, esta vez sí es el amigo con el que se puede contar, a pesar de que para él tampoco es fácil y luego rezongue “¿por qué es mi vida tan complicada?” O sea inmadurez e incapacidad para tomar decisiones).

Por supuesto, la escena final entre Willow y Oz, llena de delicadeza, timidez, respeto y optimismo.

Pero de todas formas, creo que mi escena preferida del capítulo es una cómica: la conversación entre Xander y Larry. Allá que se va Xander, con las ganas que le tiene a Larry que, lo había confesado antes, siempre le ha estado pegando desde que eran niños, dispuesto a “hacer que cante”. Le dice que no hace falta que disimule porque él sabe su secreto... y Larry se viene abajo: no sólo confiesa su homosexualidad, sino que le está tan agradecido a Xander y tan admirado de su valentía que casi le da un beso en los morros allí mismo. ¡Y la cara que se le queda a Xander! ¡Y lo incómodo que está con la nueva intimidad que ha conseguido establecer con Larry! ¡Y su negativa a hablar de la conversación con Buffy ni a volver a relacionarse con Larry, a pesar de la amabilidad de éste y de su promesa de “guardarle el secreto”!

Y para finalizar, por favor, qué horrorosamente mal estaba hecha la caracterización del hombre lobo.


1 446
2 461