2X17 Passion




2X17 Passion



Written by: Ty King

Directed by: Michael E. Gershman

Original on line WB 24/02/1998




Resumen

por demonio


Impresionante capítulo puro Angelus en acción. Se inicia con el vampiro observando a Buffy, recitando un monólogo que también cerrará el episodio y que es sin duda el mejor guión puesto en boca del personaje y el más emblemático.

Angelus empieza la ofensiva en serio, y comienza por decir de la forma más artera a Joyce que se ha acostado con su hija. La pobre Joyce que pensaba que se trataba sólo de un caso de ex novio despechado normalito, lo lleva con una entereza tremenda pese al miedo que pasa con Angelus en plan acosador. Tiene una conversación al respecto al fin con Buffy, muy difícil de la que Joyce sale como lo que es, una gran mujer, amante de su hija y respetuosa.

Entretanto, Jenny Calendar ha encontrado la manera de rehacer el conjuro de la restauración, y devolver el alma a Angel. Queda con Giles para la noche, con la intención de arreglar al fin las cosas entre ellos y pasar la noche juntos. Pero Drusilla se da cuenta de ello con su poder de premonición, y Angelus ataca a Jenny calendar en el instituto. Tras destruir su equipo informático la persigue por el instituto vacío, la atrapa, y le rompe el cuello.

Cuando Giles llega a casa encuentra el escenario más romántico que pueda imaginar, rosas, velas, música, media luz, y una invitadora nota que lo hace subir escaleras arriba con la sonrisa de anticipación de encontrarse a la mujer que ama. La encuentra, pero ella está muerta sobre la cama: Angelus lo ha preparado todo puesto en escena para él.

Giles desesperado acude a la vieja fábrica y se enfrenta a Angelus, prendiendo fuego al lugar, Buffy llega después y pelea con el vampiro, pero tiene que dejarlo porque Giles, en el suelo, corre peligro de morir en el incendio. En la trágica y hermosa escena final Buffy golpea y abraza a Giles sintiéndose culpable por no haber podido matar a Angelus antes de que hiciera algo como lo que ha hecho. El monólogo de Angelus continúa mientras asistimos a los hechos finales del capítulo..

Al final del todo, vemos tirado a un lado de la mesa de la señorita Calendar un disquete olvidado: es el hechizo de restauración del alma de Angel que ella había salvado.



Comentario

por Ehiztari


Pero qué bueno. Otro de esos capítulos que señalan una cima. Dominado esta vez de principio a fin por Angelus que, con su voz en off, nos va dando su peculiar punto de vista de psicópata sobre la historia. Y lo peor es que seguramente lo que dice es verdad: sin pasión estamos vacíos, sin pasión somos los verdaderos muertos. ¿Qué retorcida mente puede contarnos una historia apasionante y hacer que esa pasión la ponga un muerto, un vampiro y, además, convencernos de que tiene razón?

Angelus y una soberbia interpretación de David Boreanaz -esta vez, sí-,  son el hilo conductor de una trama en la que todos los demás elementos encajan de forma perfecta: la dulzura de Willow, los afanes truncados de Jenny por reparar su error pasado, el espejismo de felicidad para Giles, la difícil escena entre Buffy y su madre sobre la pérdida de la virginidad, la frustración de Spike, la venganza, el odio… y la pasión. Y sobre todo, Angel, magnífico en todas y cada una de sus escenas, como una retorcida fuerza del mal que exprime las posibilidades de la bajeza, la estética o la crueldad para hacer daño hasta límites impensables.

Desde la escena inicial, antes incluso de los títulos de crédito, se presenta en la sombra, espiando a Buffy y a sus amigos. Desde entonces sabremos (y él se encargará de ratificarlo) que están a su merced, que si no los mata de una vez, como sugiere Cordelia, es porque eso no le divierte lo suficiente. Y a partir de ahí, se suceden los momentos en que Angel exhibe su poder maléfico, su inteligencia y su sadismo, destrozando a todos los personajes en cuyo camino se cruza: Deja amenazantes mensajes amorosos para Buffy acechándola en su sueño. Aterra a Willow en la engañosa seguridad de su casa. Descubre a Joyce que se ha acostado con Buffy, mientras la asusta en esa escena ante la puerta de casa, deudora del mejor cine de suspense. Humilla a Spike. Persigue a Jenny mientras “hace apetito”. Y por supuesto, su obra maestra, la terrible escenografía que prepara para Giles.

Todos los demás personajes, enfrentados a Angel, por oposición a él, parecen frágiles juguetes frente a su poder y todos van sucumbiendo ante él, salvo Buffy en la escena final.

Es de una audaz originalidad crear un episodio como éste que gira en torno a un personaje odioso cuya maldad, sin embargo, subyuga. Ciertamente deben de ser mentes muy retorcidas las que han perpetrado un capítulo como éste.


1 494
2 515