2X19 I Only Have Eyes For You









2X19 I Only Have Eyes for You



Written by: Marti Noxon
Directed by: James Whitmore, Jr.
Original on air 28/04/1998



Resumen


En el instituto de Sunnydale se suceden extraños hechos de actividad para normal: un profesor escribe un mensaje hiriente en la pizarra, un libro anuario de 1955 cae del estante de Snyder para que lo encuentre Buffy. varias parejas no relacionadas entre sí son poseídas por fantasmas que las obligan a representar un terrible drama amoroso: "ella" lo deja y "él" termina disparándole y matándola.
Giles cree que puede ser el fantasma de Jenny, pero resulta no ser así: son los espíritus de Grace y James, una profesora y un alumno en los años cincuenta, que no podían mantener públicamente su amor. Cuando ella decidió terminar la relación el chico le disparó y luego se pegó un tiro.

Los scoobies intentan exorcizar la presencia fantasmal del instituto, pero tiene que salir huyendo cuando una nube de insectos ataca el lugar. Buffy entra de nuevo, sola, y se encuentra a Angelus. Los dos son poseídos por los fantasmas, Angelus por el de la profesora muerta, Buffy por el del chico despechado, y termina disparando a Grace-Angelus. Pero el esta muerto y eso no le hace daño y de algún modo rompe el hechizo. Los fantasmas terminan besándose en un acto de perdón, y sus portadores, Buffy y Angelus, también.

Cuando Angelus vuelve a la mansión, rabioso porque se siente ofendido y "violado" por el amor que ha sentido en él, sea el de Buffy o el de la profesora fantasma, se lava y tras burlarse de Spike que sigue en la silla de ruedas, sale con sale con Drusilla a cometer algún asesinato que lo calme. 
Pero aquí tenemos la sorpresa final del capítulo: cuando se queda solo, Spike se levanta y aparta de una patada la silla de ruedas. Ya puede caminar y planea venganza.





Comentario

por Ehiztari

Hemos llegado al episodio en que vuelven a besarse Buffy y Angel y Spike se levanta de su silla. Nada menos. El desenlace se aproxima y la tensión aumenta.

De este capítulo me gusta cómo se entreteje la historia “fantástica” del fantasma que busca perdón por su asesinato y la “historia real” de los personajes habituales de la serie. Buffy, tan intransigente con el chico que en 1955 mató a su amada y se suicidó, será la poseída por el homicida y homicida ella. Angel, su torturador, será la víctima compasiva y enamorada. Si bien resulta un poco extraño ese cambio de papeles haciendo la actriz del personaje masculino y, aún más chocante, representando el actor el papel de la mujer, la historia tiene la suficiente fuerza para que el dramatismo impregne la escena y la haga creíble.

Y junto a la historia principal de los trágicos amantes, BTVS no sería nuestra serie preferida, si no anudara esos pequeños detalles que dan continuidad al arco argumental y que aquí, están especialmente cuidados: Giles pensando  que se trata de Jenny y puede contactar con ella más allá de la muerte. Resulta enternecedor, con “su pequeña sonrisa”, su comedimiento, su educación británica. Pobre Giles. Tan triste, tan aparentemente entero y en realidad tan desarbolado como cuando Willow le regala el cuarzo rosa de Jenny Calendar.

Y la segunda historia paralela es la de Spike. Llevan dos o tres episodios mostrándonos pequeñas ráfagas de la convivencia entre los tres vampiros. Lo suficiente para comprender que si Angelus es un perfecto cabrón con los humanos, con Spike roza el sadismo más intolerable. Atacándole donde más le duele (Drusilla), acumulando las burlas, humillándole, (algo que Spike difícilmente soporta porque, al considerarse siempre inferior, lo que anhela durante toda su existencia es reconocimiento), insistiendo en su impotencia (en todos los sentidos), aprovechando su indefensión… Spike se ha tragado ya muchas ofensas intentando fingir que no le afectaban y sólo ha podido sostenerle la mirada y devolverle alguna réplica insolente. No podía hacer otra cosa. Pero ahora puede. Cuando, a solas, se levanta de la silla y descarga su furia, sabemos que la hora de la venganza ha sonado.

Angelus no ha matado a sus enemigos (Buffy y Spike) cuando los tenía a su merced. Cegado por su arrogancia y para divertirse con ellos, ha esperado demasiado, pero ahora ellos se han rehecho: Buffy se ha blindado contra los sentimientos. Spike ha tenido tiempo de planear su estrategia. Ahora ya no están inermes. Ese error de cálculo, le va a pasar factura a Angelus. Y yo tengo ganas de verlo.

1 421
2 477