2X22 Becoming part II



2X22 Becoming Part II



Written by: Joss Whedon

Directed by: Joss Whedon

Original on air WB 19/05/1998




Resumen

por demonio


Buffy tiene que salir huyendo del instituto, porque el director Snyder y la policía la creen culpable de la muerte de Kendra. escondiéndose llega al hospital, donde se hallan Xander herido y  Willow inconsciente con conmoción cerebral, y se entera de que Giles ha desaparecido. Cuando camina por las calles medio oculta en las sombras Buffy recibe una visita inesperada, y la todavía mas inesperada ayuda de uno de sus enemigos: Spike. Tras dejar fuera de combate al policía que la iba a detener, Spike  ofrece a Buffy su ayuda contra Angelus. Dice que le gusta vivir en el mundo y no le va eso de destruirlo (para él sólo una frase grandilocuente con la que alardear con los amigos ante una pinta de sangre) y que además Dru está loca por el ex de Buffy. Buffy al principio le sacude un poco pero acepta. Se da cuenta de que sin la ayuda sorprendente de Spike no puede contra Angelus y Drusilla.

Caminan juntos por las calles y en una deliciosa escena los pilla la madre de Buffy. Ellos disimulan de manera mas bien penosa y Buffy acaba confesando a su madre que es la Cazavampiros. Joyce no tiene ni idea de lo que es eso, claro, pero ante sus ojos un vampiro les ataca y Buffy y Spike compenetrados como si llevaran siglos luchando juntos, acaban con el y entran en la casa a ultimar el trato.
Joyce no quiere dejar salir a su hija de casa, después de ver y escuchar cosas tan aterradoras, y no puede entender todo eso del destino de la que sólo es una chica de diecisiete años. Le dice duramente que si sale, no vuelva a esa casa, y Buffy se marcha.

Entretanto Willow ha despertado en el hospital, y con el que será su primer contacto con la magia fuerte, oscura y real, comienza a preparar el hechizo de la restauración para devolver el alma a Angel, ayudada por Oz y Cordelia. Buffy va en busca de Giles y a enfrentarse con Angelus, y cuando Xander acude a su lado comete uno de los actos mas asquerosos y miserables de toda la serie: le miente a Buffy diciendo que Willow le anda como mensaje "patéale el culo" y no le dice que la bruja va a devolver el alma a Angel.

Giles ha sido torturado cruelmente por Angelus, y sonsacado por medio de sus poderes hipnóticos por drusilla, y ahora Angelus sabe como hacer que Acathla despierte: necesita su propia sangre en las manos para despertar al demonio. La lucha comienza y mientras Xander saca a salvo a Giles, de manera inesperada para Angelus Spike se levanta de la silla de ruedas y le sacude una buena tunda, justo hasta ser detenido por Drusilla, que le ataca para salvar a su Sire. Spike lucha con Drusilla y Buffy con Angelus, y el vampiro rubio termina dejando inconsciente a su novia y llevándosela. Se detiene un momento a mirar a Buffy, a punto de ser derrotada por Angelus, luego escapa en su coche.

Angelus despierta a Acathla y justo entonces el alma entra de nuevo en su cuerpo. Una aterrada, conmocionada Buffy reconoce a Angel, le habla, lo besa amorosamente, y luego le dice que cierre los ojos y lo mata para cerrar el vórtice del demonio. Sin duda uno de los finales más impresionantes y terribles de la serie, y el más cruel.

Buffy, absolutamente desolada, se marcha de Sunnydale.


 


Comentario

por Ehiztari


“El Señor tiene un plan para todos nosotros, incluso para una criatura diabólica como tú”- le dice Angelus a Dru en el confesionario. Desde luego el señor Whedon lo tiene, aunque no tengo muy claro cuál es. La anterior es una frase aparentemente intrascendente que sin embargo, tiene más de un nivel de lectura. A mí al menos me ha dejado con las ganas de elucubrar al respecto: ¿Es sólo la maldad de Angelus la que pronuncia esas palabras para perturbar aún más a la espiritual Drusilla cuando la invita a seguir pecando puesto que es su destino o supone una visión desengañada de la existencia? No lo creo, vista la evolución posterior de estos personajes, como demuestra el propio Angel en este mismo capítulo en que se le ofrece la opción de elegir su rumbo por medio de Twistler. ¿Qué destino le esperaba a la “criatura diabólica” que es Dru? ¿Siempre nació como personaje episódico o podría haber cruzado por la mente de Whedon que la redención también la alcanzara a ella, el único miembro del Clan de los Cuatro que, hasta el momento, está lejos de ella? En otro orden de cosas, ¿cómo se construyó el buffyverso? Según un plan preconcebido en sus líneas maestras o improvisando sobre la marcha, según la lógica que la propia historia y los personajes iban trazando. Personalmente, me inclino por lo segundo y la prueba más irrefutable es Spike, un personaje que debía sobrevivir apenas dos o tres capítulos y que, debido a que “todos le queríamos demasiado” (Anthony Steward Head dixit), acabó convirtiéndose en piedra angular de la serie.

Bueno, son paranoias varias, porque los dos capítulos finales de la segunda temporada nos muestran no sólo un desenlace sino también que la serie había alcanzado ya una sorprendente madurez. Además de la calidad innegable de este broche final, se me ocurre comentar...

Los flashbacks. Me encantan. (Creo que no soy la única, ¿verdad?). Quizás me equivoque, pero me parece que es la primera vez que aparecen en la serie y en estos dos capítulos finales nos dan una completa visión de la historia de Angel: su conversión por Darla, su encaprichamiento de Drusilla, la maldición gitana y, ya con alma, su decisión de cambiar el rumbo de su existencia para proteger la cazadora. (Desde luego, esta temporada es la de Angel. Todo gira en torno a este personaje que impregna a la temporada de su halo trágico, retorcido, romántico o desalmado. En comparación con el héroe sin matices de la primera temporada, Angel se nos ha convertido en un personaje impresionante que justifica plenamente la creación del spin-off. Yo al menos ahora tengo esa percepción, que no recuerdo haber vislumbrado en el primer visionado. Sin duda, Angel es un personaje de largo recorrido, que requiere dedicarle muchos minutos para alcanzar su grandeza y empezar a comprenderlo y a admirarlo. Quererlo lleva aún más tiempo. Lo de Spike es un amor a primera vista, explosivo e imparable. El rubio se impone en cuanto aparece en pantalla y seduce irremisiblemente. (Otros le odian, pero eso nunca lo he entendido). Lo de Angel es más lento y tarda en calar, pero también acaba por cristalizar en cariño. Si le dedicas tiempo y dedicación, finalmente Angel impone su talla de personaje torturado, reconcentrado y mucho más complejo de lo que a primera vista parecía.

Otra cosa que aprecio: como corresponde, para el desenlace aparecen todos los personajes más o menos importantes de la temporada (Kendra, Joyce, los tres vampiros,... hasta Jenny Calendar) e incluso se recuperan otros como Darla o se incorporan nuevos con ese simpático y sorprendente Twistler.

Hay escenas magistrales y de todo tipo: de humor, de acción, intensas, trágicas, cotidianas.... Por recordar algunas, la entrada majestuosa de Dru en la biblioteca mientras Angelus “entretiene” a Buffy con su enésima pelea; el encuentro de un acabado Angel con Twistler; el primer serio enfrentamiento entre los scoobies cuando Xander defiende la necesidad de matar a Angel y Giles y él se encaran (impresionantes ambos, pero sobre todo Giles, pensé que iba a agredirle); por supuesto el dramático y romántico final cuando Buffy susurra a Angel “cierra los ojos”, para, después de besarlo, clavarle la espada; y, mi preferida, una delicatessen, Joyce y Spike en el salón de la casa de las Summers, dos seres sin nada en común intentando hilvanar una cortés conversación.

Y  habrá que aludir a la intervención de Xander. Aunque os parezca sorprendente, voy a romper una lanza por él. En primer lugar, durante la discusión en la biblioteca, por supuesto no comparto su opinión de matar a Angel a toda costa (lo de este chico con los vampiros empieza a parecerme enfermizo), pero desde luego habla claro y no se anda con paños calientes. Es muy duro diciéndole a la cara a Buffy que Angel no tiene la culpa de lo que le pasó (perder su alma), pero sí de lo que le pasó a Jenny y, más duro aún, recordándole a Giles que Jenny está muerta. Esa vehemente forma de afirmar su opinión contra viento y marea, para mí, le da una altura que generalmente el graciosete de Xander no tiene. Su segunda decisión -no transmitirle a Buffy el mensaje de Willow- es mucho más cobarde y egoísta. Absolutamente, reprobable, y más aún al añadir su total falta de tacto con esa frase (“Ha dicho Willow... que le patees el culo”) que a Buffy aún le duele en la séptima temporada. Pero, a fuer de sinceros, creo que su intervención no afecta al desarrollo de los hechos. Angel había completado el ritual antes de la llegada de Buffy y, aunque ella supiera que recuperaría su alma, de igual modo tendría que haberlo matado para salvar al mundo.

Y bueno... tras este largo comentario, mucho Angel y mucho Angelus, mucha historia de amor, muchas peleas, y Kendra y hechizos interruptus... pero, ¿qué queréis? Seguramente soy muy parcial. A mí estos dos capítulos (sobre todo el segundo) me parece que se los merienda Spike con patatas. Llevaba mucho tiempo calladito en la sombra y ahora que da un paso adelante, nos deslumbra. Varios pasos en realidad, porque el muy tramposo ha seguido pacientemente en su sillita de ruedas cuando ya estaba perfectamente bien. (Sí, ya, Spike siempre está bien. Sí, muy bien. Pero no me refería ahora a eso). Planeando, pensando, organizando su venganza y ahora, cuando pasa a la acción, no defrauda. Desde que aparece, en principio sólo un misterioso brazo que golpea al policía que había detenido a Buffy, se apropia de cada escena y cada plano en que surge. Con un parpadeo, con una insolencia, con un comentario de los suyos, con un gesto mínimo, o incluso sin gesto. Sólo con estar mirando al techo, como en esa impagable escena con Joyce. (En los contenidos añadidos, James Marsters, muy moreno, por cierto, entre risas, afirma que lo que Spike necesitaba era una madre- “una taza de chocolate caliente y una madre”-, algo que también ratifica Kristine Sutherland, insistiendo en la química especial entre los dos personajes)

Creo que va siendo hora de acabar. Sólo un detallito que me ha hecho gracia: Cuando Willow dice que para el hechizo “reponedor de almas” necesita un Orbe de Tesulah, algo que ella no sabe qué es, Giles dice que él tiene uno que usa como pisapapeles. Me hizo mucha gracia, porque es precisamente lo que le dijo a Jenny Calendar el dueño de la tienda de magia donde ella fue a comprarla: que sólo había vendido dos y porque la gente –¡ignorantes!- las usaba como pisapapeles.


1 442
2 500