Darla

 

Darla

  

 

 

A Darla la conocemos fugazmente en Buffy Cazavampiros como la preferida del Maestro y Sire de Angel. Desgraciadamente da muy poco juego porque muere a manos de su ex-amante en el capitulo que lleva por título su nombre (Angel). En definitiva,  es un personaje totalmente desaprovechado en esta serie, aunque aparezca fugazmente en algún flashback sobre el Clan de los Cuatro.

Para comprender toda su verdadera importancia tendremos que esperar a ATS. Allí nos enteraremos de que Darla fue convertida por el propio Maestro cuando agonizaba de sífilis en las colonias americanas después de una vida como prostituta y mujer independiente. Allí empezó su nueva existencia que estaría marcada por su encuentro con Liam, un muchacho irlandés camorrista y mujeriego al que convirtió en Galway en el siglo XVIII. Unida a Angelus, la pareja extendió el terror por Europa al tiempo que creaban otros vampiros igualmente legendarios como Drusilla y Spike. Matriarca del Clan de los Cuatro, sire de Angelus, favorita del Maestro, el curriculum de Darla es el de una reina entre los vampiros. Una reina que es recuperada de entre los muertos por Wolfram and Hart para convertirla en la pesadilla de Angel.

La segunda temporada de ATS se centra en la relación y el enfrentamiento entre ambos ex amantes.  Darla sabe que una nueva conversión la librará de la mortalidad, pero acaba aceptando su destino y la decisión de Angel de preservar ante todo su humanidad. Será entonces Drusilla quien la vampirice y ambas desatarán una orgía de sangre en  Los Angeles. Este hecho desencadenará la aparición de Dark Angel y culminará con la noche de pasión desesperada en que Angel y Darla engendran a Connor.
La reencontramos embarazadísima al principio de la tercera temporada de ATS. Durante unos capítulos asistimos a las semanas previas al parto cuando la terrible vampiro siente en su interior el alma de su hijo, algo de lo que ella carece pero que lamenta perder. Darla muere en el capítulo Lullaby, dando literalmente su vida para que pueda nacer su hijo y alcanzando de esta manera su redención.

Bellísima, refinada, sensual, vampiro inmisericorde, Darla siempre tuvo una debilidad: su amor (o lo que sea) por Angelus. Un amor-atracción que no le impide dejarlo abandonado cuando los secuaces de Holtz los persiguen, expulsarlo de su lado cuando la maldición gitana le otorga el alma o buscar su perdición aliándose a Wolfram and Hart, pero tan intenso que se siente profundamente herida  al saber que una quinceañera pudo dar a Angel el momento de felicidad que nunca alcanzó en siglos de refinado placer junto a ella.  Su maternidad contra toda lógica vuelve a hacer aflorar en ella sentimientos ajenos a su naturaleza vampírica. Darla es otro de esos personajes que bordea la humanidad y cae de lleno en las filas de la redención.

por Ehiztari