Dawn

 

 

Dawn

Dawn Summers aparece de manera sorpresiva en la quinta temporada: una hermana pequeña para Buffy que nunca antes había aparecido, y nadie sabía de su existencia. Enseguida queda resuelto el misterio: no es una muchachita de catorce años, sino una llave mágica que abre dimensiones, convertida en carne humana por el conjuro de unos monjes para ocultarla. Con la llegada de Dawn llega la trama de la temporada, una de las más hábiles y convincentes: una dios maligno busca la llave que la cazadora tendrá que proteger, con su vida si es preciso.

Dawn comienza haciendo el papel típico de hermana pequeña y molestona, más o menos tolerada o mimada por los scoobies dependiendo del personaje. Establece una preciosa relación de "hermana pequeña de la novia" con Spike, que la cuida y la atiende con maneras de hermano mayor muy bonitas de ver. Por desgracia Spike no puede evitar que dañen a Dawn al final de la quinta, cosa que no se perdonará jamás. Cuando Buffy muere para salvar el mundo en The Gift, él es el que más se encarga de cuidar de la muchacha, contra toda lógica y contra todo pronóstico.

En la sexta y séptima temporadas Dawn no encuentra muy bien su sitio : en la sexta se comporta como una adolescente egoísta y malcriada y poco más, y en la séptima se la ve envidiosa del poder que desarrollan las nuevas cazadoras que ocupan la casa. Tiene dos momentos repugnantes en extremo que condenan al personaje para los infiernos: sus asquerosas palabras de amenaza a Spike en Beneath you, y el modo despreciable cómo echa a Buffy de su propia casa en Empty Places.

Resumiendo: debieron llevarla a un internado al terminar la quinta temporada. Recordémosla entonces, como una niña simpática y todavía inocente que cuenta sus penas a un vampiro lleno de golpes en Tough Love. La primera persona que se da cuenta en la serie de que Spike estaba enamorado de Buffy.

 

Galería de mágenes