Joyce

 

 

Joyce

 

  

 

Joyce Summers llega a Sunnydale en Welcome to the Hellmouth a la vez que su hija adolescente, Buffy.  Se ha separado de su pareja, y va a empezar una vida nueva en lo que ambas creen un pueblo sencillo y tranquilo. La pobre Joyce hace el papel de madre despistada que no se entera de casi nada hasta el final de la segunda temporada, cuando en una escena deliciosamente divertida Buffy, apoyada por su nuevo aliado Spike, le dice que es la Cazavampiros.

Joyce aparece siempre como una madre ideal, comprensiva, cariñosa, educada, siempre extremadamente respetuosa con su hija sobre todo en sus relaciones personales.  Debería enseñarse en los colegios de padres el modo como afronta lo que le ha ocurrido a Buffy con Angel. Joyce tiene un momento muy malo al final de la segunda, cuando una Joyce que no sabe cómo detener a su hija le dice que si sale por la puerta no vuelva, y la joven se marcha de la ciudad. A partir de la tercera, y conforme Buffy va madurando y Joyce asumiendo la extraña ocupación heroica de su hija y mostrándose más tranquila, su relación es buenísima.

Paciente y amable con los amigos de Buffy, Joyce establece una curiosa relación con Spike similar a la que tiene Dawn con el vampiro, como si fueran una suerte de familia sustitutoria o adoptiva para él. La verdad es que Spike ejerce con Buffy funciones de novio desde la quinta temporada, y cuidar a la hermana pequeña y agradar a la madre quizás sean de las más usuales. Curiosamente conoce al vampiro la primera vez en School Hard, cuando Joyce con la furia de la maternidad le golpea con un hacha para salvar a Buffy . 

A Joyce en la serie se le conoce alguna relación, desgraciada como la de Ted el robot maligno, y nombra a veces salir con algún amigo, aunque ya no la vemos hacer planes serios. Tiene un divertido escarceo con Giles en Band candy cuando ambos se vuelven jovencitos impresentables, pero los dos intentan olvidarlo como pueden.

Joyce muere en la serie de muerte natural tras pasar bastante tiempo enferma en la quinta temporada, en The Body, capítulo crudo, realista y durísimo. Con ella perdemos un personaje maravillosos, un apoyo tremendo para Buffy y Dawn y  una gran mujer que ha sabido adaptarse a las   de la vida, desde tener que empezar de nuevo con una hija problemática en los estudios y las relaciones, hasta asumir que es la Cazadora y ayudarla en su misión de la mejor forma: queriéndola y teniéndole toda la fe del mundo.