Willow

 

 

Willow

Willow Rosenberg aparece ya en el primer capitulo de Buffy Cazavampiros, Welcome to te Hellmouth, convirtiéndose enseguida en la mejor amiga, confidente y apoyo de Buffy. Muchacha tímida e insegura, de enorme inteligencia, parece la típica friki despreciada por los imbéciles del instituto, incluido el director del mismo. Su dulzura y carácter apocado esconden una gran fortaleza personal y de espíritu. Es compasiva, siempre dispuesta a ayudar, y a lo largo de la serie la veremos acrecentar su amistad con la cazadora, y también envidiarla o enfrentarse a ella, celosa de su preponderancia en la pandilla.

Enamorada de Xander desde la guardería, la vemos tener dos relaciones importantes, con Oz, su primer gran amor, y con Tara, con la que además se mete a fondo en el estudio de la magia. Durante la sexta temporada Willow se irá metiendo cada vez más a fondo en la magia, coqueteando con la magia negra hasta caer en una fuerte adicción. La muerte de Tara precipitará una bajada a los infiernos de Willow que ya se veía venir desde la quinta temporada. Willow cae totalmente en manos de la magia negra y el deseo de venganza, y estará a punto de terminar con el mundo en un intento de acallar su dolor.

Detenida por la magia del Coven que porta Giles y por los intentos de Xander de hacerla volver en sí misma, Willow termina la serie convertida en un pálido reflejo de quien fue. En la séptima temporada carece de fuerza, de energía. Acobardada y alejada de Buffy, sí es cierto que jugará un papel importante en la batalla final haciendo un hechizo que permite a las potenciales compartir la fuerza de la cazadora. Pero como personaje no recupera el encanto que tuvo en las seis temporadas anteriores.

 

Galería de mágenes