Xander

 

 

Xander

También junto a Buffy desde el primer momento en la serie, Alexander LaVelle Harris es el prototipo del chico normal, sencillo de mente y gustos, no apreciado en el instituto. Amigo de Willow desde la primera infancia, enseguida se une con ella a los “slayerettes” o “scoobies” apoyando a la Cazadora.

Enamorado o quizás encaprichado de Buffy desde la primera temporada, nunca le perdona que prefiera a Angel antes que a él. No digamos que prefiera a Spike antes que a nadie. Tiene dos relaciones notorias en la serie, una con Cordelia, la pija maligna del instituto y más o menos apegada a los scoobies, y otra con Anya, ex -demonio vengador convertida de nuevo en ser humano en la tercera temporada.

Su papel de gracioso y chico “normal” estaba plenamente justificado formalmente hablando, pero ya en la segunda temporada ejecuta actos de una miseria moral y egoísmo increíbles. Personaje mimado por los guionistas no se sabe bien por qué, nunca se le piden cuentas de sus actos, ni de los más execrables, y sale impune de todo. Bien, si esto quiere ser reflejo de la vida real… por desgracia suele serlo. Tiene momentos divertidos en la serie, y también  algún momento bueno, o de ser majo con los demás, pero se convierten en hechos aislados: no olvidamos su mentira con ese rencoroso "patéale el culo" con el que indica a Buffy que mate a Angel, ocultándole que Willow le va a devolver el alma, o su miserable anuncio de correveidile de que “Spike ha intentado violar a Buffy“ que le suelta venenosamente a una Dawn de quince años. Y para colofón, su cobarde abandono de Anya a pie del altar, para después ir a matar al tío con el que se ha dado un consuelo, Spike.

En resumen: es el típico personaje del que se puede decir Con amigos así ¿quién necesita enemigos? No obstante tiene muchos seguidores, y siguen intentando vendérnoslo como buen amiguito y bueno para Buffy hasta el último momento de la serie.

 

Galería de mágenes