Willow y Tara: Cosas de brujas

 

 

Willow y Tara

 

 

Willow conoce a Tara en la cuarta temporada, asistiendo al mismo grupo de “brujería” de la universidad lleno de progres que no saben ni lo que es eso. Tara enseguida parece fijarse en Willow, así como detectar que tiene poder. Como ella misma, que ha heredado esto de su madre.
Lo que al inicio parece una amistad centrada en intereses comunes muy pronto deriva a una relación romántica. Quizás el momento en el que se las ve que empiezan a estar más unidas que siendo simples amigas es en Hush, cuando tara y Willow unen sus manos y combinan su poder para defenderse de los caballeros.
Su relación es apacible, dulce y romántica, quizás un poco pastelona. Con poca o ninguna química erótica juntas, sí transmiten sin embargo mucha complicidad, ternura y cariño en la pantalla. La verdad es que tara consigue lo que parecía imposible: sustituir muy dignamente a Oz en el corazón de Willow, y en la serie. Es precisamente en New moon Rising, cuando Oz regresa a Sunnydale, cuando vemos en pantalla a Willow demostrar que prefiere estar con Tara. 

Aunque en un inicio Willow mantiene a tara apartada de sus amigos, quizás porque desea tener una parcela de su vida para ella sola, posteriormente Tara se integra, siempre de la mano de Willow, en los scoobies. Poco a poco Willow va superando a Tara en el arte de la magia y llega a hacerse muy poderosa. Eso unido a su gran inteligencia y su carácter inseguro, (y deseos de mando reprimidos, siempre a la sombra de la Cazadora) forman un coctel explosivo que terminará con la relación.
Es Tara, la que más la admira y quiere, la que se da cuanta de que está haciendo excesos con la magia. Willow reacciona de manera egoísta y miserable haciéndole un conjuro para que olvide que discuten de ese tema. Cuando Tara se da cuenta en Once more with Feeling sabe que por dignidad personal debe dejarla. Asi lo hace, en Tabula rasa, habiéndole fallado Willow una vez más.

No obstante esta claro que se siguen amando, y se preocupan la una de la otra en gran medida. Nunca cortan el contacto, añadiendo a su algo ñoña y tranquila relación el elemento de absoluta civilización y madurez.

Al final de la sexta temporada, cuando Willow ya ha parecido superar sus problemas de adicción a la magia, Tara regresa con ella. Pero esto es el buffyverso, y casi siempre toca lo peor: al día siguiente la bala perdida de Warren que iba para Buffy se cuela por la ventana del dormitorio y mata a Tara en el acto en el capítulo Seeing red. Es la última vez que la vemos en la serie y aquí termina la pareja, con Willow loca de dolor y de rabia cayendo en el pozo de la magia más oscura.