3X10 Amends

3X10 Amends



Written by: Joss Whedon

Directed by: Joss Whedon

Original on air WB 15/12/1998



Resumen


por demonio


Capítulo lleno de interesantes flashbacks del pasado de Angel como Angelus, donde lo vemos cometer desmanes y maldades y comportarse com un asqueroso asesino sin remordimientos. También es la primera vez en la serie que vemos actuar al Primero que ocupará el puesto de big bad en la séptima temporada.

Los fantasmas de su pasado como sanguinario vampiro vuelven contra Angel para atormentarlo, volviéndolo casi loco. Puede verlos y oírlos, porque el Primero se le presenta con su forma. Angel intenta buscar ayuda pero su cabeza está demasiado confusa y no consigue explicar lo que le ocurre, Buffy teme por él e intenta ayudarlo.

Un Angel excesivamente afectado y lloriqueante (hace desear que se vaya de una vez a su serie para comportarse como un héroe valiente) decide quitarse la vida y sale al exterior, esperando el amanecer. Tras una emotiva conversación con una enamorada Buffy que intenta salvarlo y devolverle la esperanza y la fe en lo que están haciendo en su lucha contra el mal, empieza a nevar. La magia de la nieve, y el hecho de que las nubes oculten totalmente el sol, parece un envío de los dioses: Angel no muere y los dos se marchan caminando bajo los copos.


 


Comentario

por Ehiztari


Este capítulo me gusta mucho. Será porque me encantan los flashbacks (aunque sean de Angel) y en cuanto los hay, sé que la historia me va a apasionar.

También me gusta el tema del pasado que pasa factura, la tortura por el mal cometido e imposible ya de reparar. En ese dolor que está a punto de destruir a Angel, él y Buffy se reencuentran. La dramática e intensa escena, casi al final, en que Buffy intenta convencerle de que no se suicide y él argumenta que es lo único que puede hacer vuelve a poner de manifiesto el inmenso amor que los une, de forma tan clara como lo había hecho Spike unos pocos capítulos atrás. Y el sorprendente desenlace, casi un milagro, de “un día en el que no saldrá el sol” junto con la belleza que siempre impone la nieve llena no sólo de poesía, sino de hasta cierto misticismo la salvación de Angel. Un final muy hermoso, que parece indicar que ha llegado el perdón hasta para el demonio asesino y arrepentido, porque es el tiempo del amor y de la reconciliación. Es Navidad. Y este episodio es como un cuento de Navidad donde la familia (de Buffy) acoge a la descarriada Faith, los amigos siguen codo con codo, las parejas se reconcilian (Oz y Will) y, si Angel no puede desagraviar a sus víctimas, al menos enlazando la mano de quien le ama puede reencontrar la fuerza para vivir soportándolo y seguir avanzando bajo el manto de blancura virginal que cubre la Boca del Infierno. Un bonito cuento de Navidad, que, por una vez, nos trae un poco de esperanza a las atribuladas existencias del Whedonverso. (Y que no cae en la ñoñería a que tan propicias son otras historias que se desarrollan en estas fechas)

Concretando otros aspectos, me gusta mucho la escena en que Angel va a buscar la ayuda de Giles y cómo éste controla la situación. Cuando Angel se rebaja a decirle que no puede pasar si no es invitado y Giles reaparece armado con una ballesta para decirle tranquilamente. “Lo sé. Pasa”, el inglés está cobrándose parte de los agravios que recibió del vampiro, porque para mí está claro que la ballesta es, más que un arma defensiva, un medio de humillarle. Angel, en su desesperada situación no representaba un peligro, pero apuntándole, Giles le demuestra que para él sólo tiene la consideración de alguien dañino de quien siempre hay que desconfiar. La fría calma de Giles frente a la angustia de Angel marca la superioridad del Vigilante sobre su antiguo torturador en ese momento.

Me gusta también cómo se van “agregando” uno a uno los amigos para echar una mano, aunque no se les pida. Ante la situación de Angel, Buffy acude a Giles, al poco Xander se ofrece para ayudar y ya en la biblioteca, aparece sonriente Will que nunca se perdería una velada entre libros. No sé si será el espíritu navideño, pero la reunión del “equipo de investigación” me motiva una sonrisa de simpatía. ¡Estos son nuestros chicos! Los que combaten los problemas con camaradería y largas horas de investigación bibliográfica antes de que Buffy imponga la contundencia de sus puños. (Por cierto, en la resolución de este capítulo, la fuerza de Buffy tiene muy poca importancia. Ya nos dice Giles -y aprenderemos bien en la séptima- que al Mal Primero no se le puede vencer con esos medios, porque es incorpóreo).  Incluso Faith vuelve a casa por Navidad y se integra momentáneamente en el calor familiar. Lamentablemente, no Cordelia, que, justamente dolida, sigue aislándose pero a la que tampoco los scoobies hacen muchos esfuerzos por acoger. Sin embargo Oz… cada vez me gusta más. Qué tío más entero, sensato y buena persona.

Y finalmente, me gusta esta primera aparición de los Portadores y del Primero. Siempre he dicho que la idea de ese mal sin envoltura física, que reside exclusivamente en la mente y el pasado de los personajes, me parece una idea genial. (Aunque quizás en la séptima no supieron sacarle todo su rendimiento potencial). Y llegados a este punto,… a mí me surgen dudas. El Primero, bajo apariencia de Jenny, menciona en un par de ocasiones que traer de vuelta a Angel responde a un plan preconcebido. “No es tu maldición. Es tu destino” Un destino que parece estar en función del mal, pero que luego, al menos en este capítulo parece no cumplirse. ¿A qué se refiere exactamente el Primero? ¿Es sólo una forma de torturar a Angel haciéndole creer que sólo puede ser un monstruo malvado? ¿Realmente hay planes para él? ¿Tiene esto continuación en alguna de las dos series o es una nueva improvisación de los guionistas, de la que luego nunca más se volvió a saber?

Yo no doy respuestas, pero planteo cuestiones. Por ejemplo, ¿en esta primera aparición del Primero y los Portadores, ya sabían los guionistas que serían fundamentales en el desenlace de la serie? ¿O cinco años después se les ocurrió retomarlos, casi por casualidad, después de haberse olvidado de ellos durante tanto tiempo? En cualquier caso, este capítulo supondría una primera incursión del Primero que falló porque Angel (gracias al amor de Buffy) pudo enfrentarse a él. Algo muy semejante a lo que ocurrirá en la séptima con Spike, al que también pretendía utilizar para acabar con la cazadora (creo). En los dos casos, el objetivo final del Primero era acabar con Buffy (en la séptima tras una estrategia mucho mejor definida, eliminando primero a las potenciales y al Consejo de Vigilantes) y en los dos casos el vampiro que iba a ser su brazo ejecutor, es un vampiro con alma, enamorado de la cazadora y que, por ese amor, consigue superar al Mal. ¿Serían esos los planes a que alude el Primero para Angel? ¿Angel debería haber hecho lo que después debió hacer Spike? ¿Por eso ha sido traído de vuelta? ¿Quizás el Primero hizo una primera intentona y cuando Angel no sirvió a sus planes, volvió al ataque utilizando a Spike en la séptima? El paralelismo entre Angel y Spike vuelve a ser notorio. ¿Sería este asunto algo así como el tema del sanshu que siempre anda entre los dos, sin que se acabe de definir a quién corresponde? ¿Será acaso el mismo tema?

Y por lo que respecta a la comparación entre los dos vampiros, no me resigno a dejar pasar lo duramente que se juzga a Angel en este capítulo. No sólo por sus crímenes como Angelus. Cuando intenta excusarse diciendo que quien los cometió era un demonio, no el hombre que fue (De nuevo el tema del demonio que entra y sale), el Primero por boca de Jenny Calendar  le dice “¡Y vaya hombre que eras: un vago borracho y putero!” Y yo no puedo evitar compararlo con el sensible poeta que era William. Después Jenny, para decir que no podrá enfrentarlo, remacha: “Nunca has sido fuerte y no vas a empezar ahora.” Curioso que a Angel no se le reconozca fortaleza. (Por supuesto hay que entender fortaleza de ánimo, no física).

Y se podría decir que sólo son comentarios del Primero para minar su moral, pero es que, después, el propio Angel reconoce que es débil y que no puede resistirlo. Vuelve a imponerse la comparación con Spike, que tampoco pudo resistirlo, pero porque fue “manipulado” por la cancioncita-detonador, porque mientras fue consciente, él se repetía -“como un mantra”- que Buffy iría a salvarlo y aguantaba cualquier tortura física y psíquica apoyándose sólo en la afirmación de Buffy de que “confiaba en él”. Ya sé que soy muy parcial, pero es que quiero creer que esto ratifica algo que yo siempre he pensado: que Spike es superior a Angel. Tiene una superioridad moral sobre él (la de ser su víctima entre otras cosas, pero también la de ser mejor persona, más íntegro, más humano. Probablemente más fuerte, porque tiene menos fantasmas y menos puntos débiles que el irlandés.) Y también creo que eso es algo que Angel sabe, aunque a Spike ni se le pasa por la cabeza.


1 557
2 4575