3X20 The Prom










3X20 The Prom


Written By: Marti Noxon
Directed By: David Solomon
Original on air WB 11/05/1999



Resumen

   Se prepara el baile de fin de curso en el instituto de Sunnydale, pero nada es nunca sencillo en la ciudad de los doce cementerios: un estudiante resentido, Tucker Wells, ha entrenado a unos demonios llamados "perros del infierno" para que ataquen a cualquier persona vestida de smoking o gala. O sea a toda la población estudiantil de esa esperada noche.

    Una vez mas nos ponen una escena que represente la imposibilidad de la relación bangel, en este caso ella abre las cortinas y él se quema con el sol. (Parece que la posibilidad de funcionar de noche, o de día con mantita o apartándose de las ventanas, como hará mas tarde con Spike no se les ha pasado aún por la cabeza). Bueno de todos modos su problema de fondo (no hablo de morir de aburrimiento) es algo más serio que tener que huir de la luz del sol.

    Y una vez más, como preparándonos para lo que va a ocurrir al final de la serie, otro personaje dice a Angel que Buffy y él no tiene futuro juntos. No creo que Joyce se refiera, como todos los demás, a la frustración de que no se puedan atrever a volver a acostarse, sino a todo en general. Ella sólo quiere lo mejor para su hija y en una delicada y respetuosa escena (Joyce es una señora con todas las consecuencias) deja también claro a Angel que debe tomar una decisión al respecto, por el bien de Buffy.

    Buffy consigue detener la masacre luchando con los demonios, y acude a la fiesta. Ahí recibe un premio sorpresa: sus compañeros le hacen entrega, por medio de Jonathan, del premio a la Protectora de la Clase, reconociendo que sepan mucho o poco, ellos se han dado cuenta de que Buffy ha salvado a muchísima gente y ayudado contra las inexplicables fuerzas que rondan en Sunnydale.

    Al final del capítulo en la escena edulcorada típica, Angel aparece de smoking y baila con Buffy. Ambos saben que es la última vez, Angel se va a marchar en cuanto termine el asunto de la Ascensión del Alcalde. Bueno quizás esto le quita el edulcoramiento ñoño lo suficiente como para resultar más agradable de ver.

 
Comentario

por Ehiztari
 
   Contrariamente a lo habitual, me parece que este capítulo empieza magníficamente y luego tiene un bajón. El final remonta un poco, pero tampoco está al nivel espectacular del comienzo. (Espectacular por su calidad, no por sorprendente o impactante). El previo a los títulos de crédito es una escena llena de dulzura y amor entre Buffy y Angel, la “siesta post-caza”, en la que, ambos vestidos, han dormido juntos y Angel la contempla al despertar y bromean sobre el pelo revuelto de ella. El primer aviso de que las cosas no pueden ser perfectas llega cuando por error Buffy corre las cortinas y la luz solar quema a Angel.
 
   Tras el breve y simpático interludio en que Anya se rebaja a pedirle a Xander que sea su pareja en el baile, llega después la escena en que Joyce va a hablar con Angel. Con una impresionante firmeza en su aparente suavidad, casi dura, la madre de Buffy habla con el vampiro y le plantea las cosas tan claras que Angel no podrá eludir más tiempo la decisión que sólo puede ser una. “Sé que la quieres –dice Joyce.- Me pregunto si la quieres lo suficiente”.

    El crescendo culmina en la escena de la ruptura que Sarah borda y no tanto D. Boreanaz, pero que es un prodigio de desgarro y contención. Unos diálogos perfectos subrayados con una música de fondo que eleva el dolor de la escena hasta límites difícilmente igualables.

   Durante el resto del capítulo, Buffy intenta primero asumir el abandono y su nueva vida sin Angel y luego rehacerse lo suficiente para conseguir que sus amigos tengan el sueño adolescente que a ella le ha sido arrancado. Tras otra gran escena de Buffy contándole lo ocurrido a Willow, el capítulo se encamina por caminos más trillados. La peripecia de los perros del infierno adiestrados por un estudiante despechado para atacar a los que van elegantemente vestidos es de lo peorcito de esta temporada por tópico y falto de chispa, pero en realidad, tampoco importaba mucho porque la clave del capítulo estaba en los sentimientos de los personajes. El monstruo de la semana era una excusa para salir del paso justificando mínimamente su clasificación como serie de terror.


   La parte final se centra definitivamente en el baile: las parejas (Anya y Xander, Will y Oz, Cordy y Wes) , los trajes rutilantes, la comicidad... (Como cuando Wes confiesa a Giles que esos eventos son nuevos para él. “Claro como nos hemos educado en colegios masculinos...” -asiente Giles. (Mmmmm. Wes y Giles, de esmoquin, hablando de colegios británicos estrictamente masculinos hace volar mi imaginación...). “Salvo cuando vestíamos a los novatos de chicas y les hacíamos...” empieza riéndose Wes y de pronto se detiene al ver la mirada de desaprobación de Giles. O cuando Wesley va a pedirle paternal consejo a Giles sobre Cordelia. “Tiene 18 años y tú la edad mental de una empanada. ¡Sácala a bailar y déjate de tonterías!” es la contundente respuesta. Y tengo que decir, porque me muero si no lo hago y además, porque es de absoluta justicia, que Giles está guapísimo en el baile, además de encantador, comprensivo, delicado y perfecto con Buffy durante todo el capítulo. Es el más atractivo de todos los hombres de este capítulo y al que mejor le sienta el esmoquin con diferencia. Mil veces mejor que a Angel e incluso que a Wesley. En una emotiva entrega de galardones, los estudiantes por boca de Jonathan agradecer a Buffy sus desvelos y al final final aparece incluso Angel para cerrar el capítulo bailando agarradito y lento con Buffy. Antes sin embargo ya se ha encargado de dejar claro que es sólo por una noche y que su decisión no varía. Ayyyy.


   Y bueno, supongo que ahora se abre el fuego de la discusión planteándonos  la decisión de Angel. Si abandonar a Buffy es lo dolorosamente correcto o sólo una cobardía. Si era su única opción y si hace bien rompiendo su relación en contra del deseo de Buffy y cuando los dos siguen amándose. Aunque imagino que habrá voces discrepantes, mi opinión es que Angel tiene razón. Racionalmente considerado, su relación no tiene futuro y hace lo mejor para Buffy, lo único que puede ofrecerle para que ella tenga una vida, hijos, un hombre que pueda acompañarla durante el día y acostarse con ella por la noche. (Hasta ella misma confiesa a Willow que el tiempo le dará la razón a Angel, aunque de momento sólo duela). Sí, racionalmente considerado, Angel tiene razón. Spike, sin embargo, hizo exactamente lo contrario: se quedó a su lado cuando tampoco podía esperar nada de su amor, pero es que para Spike lo racional es una hipótesis absurda que nunca se plantea.
 
1 406
2 696